domingo, 6 de marzo de 2016

Antipedagogía, ¿Debate o denuncia?

En el diario el Mundo del 26/2/2016 encontramos el artículo

Debate entre los antipedagogos y los pedagogos: Guerra en la escuela: autoridad y conocimientos frente a creatividad y habilidades

Este artículo es terriblemente tendencioso. Ya el mismo título pretende un planteamiento entre “autoridad y conocimientos” y “creatividad y habilidades”, como si fueran valores opuestos, incompatibles. O una cosa o la otra. Semejante reduccionismo convierte a pegagogos y antipedagogos en puras caricaturas de sí mismos: Por un lado los viejos profesores “old school” de la “letra con sangre entra” y la lista de los reyes godos, y por el otro lado los jóvenes profesores modernos “happy flower” del “ya te suspenderá la vida”.

Incluso no cuesta ver la intencionalidad ideológica: Los valores de la autoridad y los conocimientos son "de derechas", los valores "creatividad y habilidades" de izquierdas.  Si ser de derechas es legislar en contra de la clase trabajadora y a favor de los ricos, la legislación educativa actual es marcadamente de derechas, pues destruye el principal ascensor social de las clases humildes: el sistema educativo como sistema meritocrático.

Hasta la imagen que acompaña el artículo es intencionadamente tendenciosa: Escoger entre un aula ordenada pero triste y marrón o un aula llena de colores pero desordenada y caótica. ¿Porqué están las sillas tiradas en un lado? ¿Porqué no hay lápices de colores en el otro?


Personalmente me quedo con la frase del Sr. Bernal: “Ellos [los antipedagogos] enseñan y nosotros [los pedagogos] intentamos que los alumnos aprendan”. Ah! ¿Acaso ellos (los otros) no pretenden que los alumnos aprendan? Vamos a ver. Yo no tengo nada en contra de que alguien pueda decir esta sandez o cualquier otra. Es más, todo el mundo puede crear su propio blog y escribir frases como esta, o cualquier otra cosa que le pase por la cabeza. Lo que me indigna es que lo diga un profesor de Ciencias de la Educación (de la universidad de Zaragoza o de cualquier otra), es decir, un experto educativo, de una universidad pública.

Y aquí está para mí la madre del cordero. En este país actualmente se están sentando el el banquillo de los acusados muchos individuos a los que se les exige explicaciones de cómo gestionaron la riqueza pública, los bienes comunes. Políticos y empresarios que derrocharon indecentemente riquezas públicas, sin justificar gastos, ahora se encuentran en el banquillo de los acusados. Unos alegan ignorancia genética, con antecedentes familiares de imbecilidad, otros alegan diversos grados ESADE de estupidez crónica... que aleguen lo que quieran, pero al menos los vemos sentados en el banquillo de los acusados.

Pues bien, de la misma forma, el conocimiento, el saber, la cultura, es un  bien público de todos los ciudadanos, y la Administración Pública tiene la responsabilidad de CONSERVAR esta riqueza, y tiene que ser denunciada si por el motivo que sea incumple este deber. Cuando en un momento histórico determinado sucede, como ahora,  que una generación es más inculta que la anterior, se está produciendo una pérdida de riqueza pública y la Administración debe corregir de inmediato semejante escándalo, o asumir su responsabilidad penal. La antididáctica es, desde mi punto de vista, nada más ni nada menos que el cumplir con el deber cívico de denunciar el hecho delictivo de la desculturalización. Denunciar a la Administración Pública, a los expertos educativos, las empresas privatizadoras del aprendizaje, los profesores, a quien sea, caiga quien caiga.

Este artículo del diario El Mundo plantea una situación de debate entre pedagogos y antipedagogos como dos puntos de vista opuestos de ver el aprendizaje, complementarios, simétricos, condenados a encontrarse en un punto medio. Un debate entre “pensamiento de izquierdas” y de “derechas” condenados a encontrarse en una “socialdemocracia”. Un planteamineto tramposo sin otro objetivo que esconder la vergüenza de la casta de expertos educativos que parasitan en los departamentos de Didáctica de las facultades universitarias. Hace unos días leía que la Universidad de Barcelona entre otras, ha cancelado los masters de homeopatía que se cursaban por considerarlos no científicos, ¿hasta cuando se mantendrán los departamentos de didáctica, tan poco científicos como la homeopatía?

Sea como sea, al menos hay debate, y siempre podemos tomar notas e ideas. Por ejemplo, en este artículo se hace referencia a tres interesantes libros de antipedagogía:

Un libro publicado hace ya unos años: La gran estafa: El secuestro del sentido común en la educación, de Alicia Delibes Liniers.

http://www.casadellibro.com/libro-la-gran-estafa-el-secuestro-del-sentido-comun-en-la-educacion-2--ed/9788415380009/1994876

Un libro publicado recientemente: Contra la nueva educación, de Alberto Royo

http://www.plataformaeditorial.com/ficha/285/0/5021/contra-la-nueva-educacion.html

Y un libro que aparecerá a mediados de este mes:

La conjura de los ignorantes. De cómo los pedagogos han destruido la enseñanza, de Ricardo Moreno Castillo.

http://www.pasosperdidos.org/catalogo/La%20conjura%20de%20los%20ignorantes.%20De%20c%C3%B3mo%20los%20pedagogos%20han%20destruido%20la%20ense%C3%B1anza.%20.html

Es interesante constatar que los tres libros están escritos por profesores de secundaria: dos de ellos (Ricardo Moreno y Alicia Delibes) son matemáticos, y el tercero está escrito por un músico.  También encontramos fervientes “antipedagógicos” entre los profesores de lengua. Es natural: el aprendizaje de un lenguaje exige al estudiante un esfuerzo importante para asimilar su código, “limpio, fijo y esplendoroso”  desde hace siglos. Nadie dijo que fuese, además, fácil. Las asignaturas "codificadas" son incompatibles con la papilla pedagógica, pues son incompatibles con la mediocridad.

Bonustrack #1: El talento para quien se lo trabaja.

Bonutrack #2: Siempre tengo deberes: Los padres de la escuela pública quieren trasladar al Congreso y al debate político su protesta contra las tareas escolares:"¿En qué ley pone que los profesores pueden sancionar a sus alumnos que no hacen deberes? ¿Dónde está escrito cómo se deben evaluar?”, pregunta Jesús Salido, presidente de la Confederación de Asociaciones de Padres de Alumnos (Ceapa)

Post Data: Son las siete de la tarde y estoy intentando poner las notas de trimestre en el SAGA. No hay manera:

El problema del SAGA (el sistema de introducción de notas de Ensenyament) persiste desde hace años. El navegador me dice que si el problema persiste que contacte con el administrador. ¡Bonita ironía!. Y aún tendré suerte si puedo introducir las notas de la ESO. Las de bachillerato se tienen que introducir en el instituto como hace veinte años.

Tal vez la clave de una buena Administración sea precisamente esta: En hacer bien el trabajo de gestión, mantener unas buenas estructuras a los profesionales que trabajamos en ella.... y dejarse de especulaciones y grandes "revoluciones".

19:48 (esto empieza a parecer "Sin notícias de Gurb") Sigo sin poder poner notas, sigue sin funcinar el SAGA. Me entretengo revisando el correo electrónico y encuentro este email de un compañero:

Obro la bústia i trobo el paperet que adjunto. Des de fa anys que rebo un o dos cops l'any el oferiment de serveis del Maestro Aziz.
Sempre els havia llençat a les escombraries, però avui, potser perquè el destí m'ha fet adonar que sóc "antipedagog", se m' ha encès la llumeta i he pensat que és l'eina essencial per als profes de mates: soluciona qualsevol problema i és de directa aplicació a la vida diària... és clar!!!
Si ho haguéssim sabut abans, hauríem tardat només de tres a set dies per a demostrar el teorema de Fermat.
No entenc com els pedagogs no ens hi han fet caure abans. Espero que aviat l'xtec ofereixi el pertinent curs de formació per al professorat de matemàtiques en l'ús del recurs "Maestro Aziz". Com a mínim els formadors n'obtindran un benefici indiscutible... mentre continuïn sent pro-pedagogistes.

Salut!

 Gracias compañero! ¡Bienvenido al mundo de la antipedagogía! Me pregunto si el método AZIZ serviría también para arreglar el SAGA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada