miércoles, 1 de julio de 2020

La jubilación llega, la lucha continúa

Ayer se jubiló Fernando de la Cueva.

Escribía yo hace unas semanas, a modo de provocación, que "los profesores y responsables educativos hemos asumido nuestra condición de palanganeros del burdel educativo."  (link)

Fernando jamás aceptó la condición de palanganero. No. El luchó hasta el último momento.

Pidió que le dejaran dar clase en paz, pidió seguir utilizando el libro de papel, como siempre. Se rebeló contra el dictado de las editoriales y su miserable modelo comercial de "licencias digitales", basura educativa envuelta en celofán digital. Llevó su caso hasta el defensor del pueblo, sin éxito.

Su caso apareció en los medios de comunicación:

Reportaje en el diario "El Periódico de Aragón", el 6-10-19
https://www.elperiodicodearagon.com/noticias/aragon/me-senti-saco-boxeo_1388951.html?utm_source=noticias_diario&utm_medium=newsletter&utm_campaign=2019-10-06

Entrevista radiofónica en "Por fin no es lunes", de Onda Cero Radio, el  28-9-19
https://www.ondacero.es/programas/por-fin-no-es-lunes/podcast/entrevistas/la-rebelion-analogica-el-profesor-de-matematicas-de-los-libros-de-papel_201909285d8f02960cf260a8c23730fa.html

Entrevista radiofónica en "Mediodía COPE", el 19-9-2019
https://www.cope.es/programas/mediodia-cope/noticias/libros-antes-que-tablets-profesor-recupera-una-edicion-2008-para-dar-sus-clases-matematicas-20190919_501830

Reportaje en el diario "Heraldo de Aragón", el 1-10-19
https://www.heraldo.es/noticias/aragon/2019/10/01/un-profesor-de-matematicas-reparte-120-libros-en-sus-clases-ante-la-imposicion-de-tabletas-1336402.html#

Intervención en el programa de la TV autonómica balear "Cinc Dies" de IB3, el 7-10-19
https://ib3.org/cincdies?pl=1&cont=ab966f78-16f7-4401-8001-fad05ad59103&t=2037,2250

Reportaje en el diario "El Mundo",  17-9-2019
https://www.elmundo.es/espana/2019/09/17/5d7fe2d421efa095348b45c3.html

La jubilación es un hecho puramente administrativo. Los jóvenes de Zaragoza ya no tendrán el lujo de recibir tus clases, pero la lucha continúa.

Que nadie se equivoque. Esta no es una guerra de los que "estamos dentro", ni de los que "seguimos en activo". No podemos aceptar que el sistema educativo se convierta en un infierno en el que los profesores tradicionales hagamos de lacónicos virgilios. La lucha nos concierne a todos como ciudadanos, jubilados y no jubilados. Hay que luchar, desde dentro y desde fuera, antes y después de la jubilación, siempre.

Y para empezar su nueva etapa, Fernando nos propone la lectura de un libro: "Elogio del papel. Contra el colonialismo digital", de Roberto Casati (link)


No sé tu, pero yo ya tengo lectura.

jueves, 25 de junio de 2020

¡Viva Portugal!

Cuando te vengan con chorradas educativas de un país lejano
¡Responde tú con el dato concreto del país de al lado!

Me he entretenido unos días en traducir y resolver la prueba de selectividad de matemáticas del año pasado de Portugal.


Una prueba exigente, de temario amplio, con calculadora y sin calculadora, con geometría, con trigonometría, con probabilidad y estadística, con combinatoria, números complejos, progresiones, cónicas...

Sin la demencial obsesión que tenemos aquí por las matrices 3x3, los sistemas sobresaturados de parámetros o por las derivaciones de funciones absurdamente barrocas.

Comparada con la portuguesa, las diecisiete (!) pruebas españolas destacan por su mediocridad.

Y entre toda esta mediocridad, destaca sin duda la prueba catalana, que, además de todas estas carencias y de destacar por encima de todas por su extrema anorexia, carece desde hace una década de todo el bloque de la probabilidad y estadística. Precisamente la matemática con más aplicaciones prácticas en la vida real, la más necesaria, sí, la de las epidemias...  ¿Es un fet diferencial català?

Los jóvenes catalanes llevan más de una década sin saber lo que es el teorema de Bayes o la distribución normal. Bueno, sí, lo saben por la serie Big Bang Theory:



¿Por qué? ¿Qué consecuencias tiene toda esta mediocridad institucional? ¿Por qué los jóvenes de Portugal acaban su etapa preuniversitaria con una prueba de matemáticas cien veces más exigente que la española?

domingo, 14 de junio de 2020

La verdad sobre Eduard Vallory

Nunca como ahora se había hablado tanto de educación. Las redes sociales no dan abasto, se  debate incesantemente sobre el modelo educativo que debemos seguir durante y después del confinamiento.

Mal camino.

¡Profesores de España, parad!
¡Docentes españoles, no sigáis por ese camino!

Volved a vuestros habituales quehaceres:
Que el músico no deje la guitarrita
Que el filólogo no abandone a Quevedo
Que el biólogo no deje de hacer modelos de plastelina

No salgáis del paraiso de los saberes concretos.
No os perdáis por los saberes generales
No mordáis la manzana del bien y del mal.
No queráis saberlo todo.

Anoche me pasé hasta las tres de la madrugada resolviendo un problema de combinatoria de cuatro embajadores y sus cuatro consejeros, que tienen que sentarse alrededor de una mesa redonda de 12 asientos. No te miento, lo puedes encontrar en la página 17 de este dossier. Nunca hasta ahora había comprendido cómo soy de afortunado por poder hacerlo. Pero en otro tiempo yo me interesé por la educación.

En Cataluña se da la mayor densidad de expertos educativos por kilómetro cuadrado de todo el mundo. Y por encima de todos sobresale la figura magnífica de Eduard Vallory, el iluminado, el luminoso, the chosen one, el guía espiritual de todos nosotros. El que, sin haber pisado en su vida un aula de instituto, atesora todas las claves de la educación del siglo XXI, nos muestra el camino.

Resulta, yo te explico, que nosotros los profesores "tradicionales" somos como los caracoles, que arrastramos un pesado caparazón de conocimientos. El educador del siglo XXI debe ser más bien como la babosa, todo músculo... ¿Pero quién soy yo para glosar la palabra del Maestro?

Yo he divulgado su palabra en este humilde blog. Y recogí todo lo que él decía, y todo lo que de él se decía.

Pues un buen día, hace unos años, me comenta un amigo –Oye, mira La Vanguardia de hoy, que sale el Vallori. Y yo entré en la web de La Vanguardia, y busqué y busqué, y no encontré nada. ¡El artículo había desaparecido!

Pero recordé que Google, además de mirar las páginas que encuentra, siempre guarda una copia de ellas ¡Y allí estaba! la noticia había sido borrada horas después de haberse publicado, pero Google había conservado una copia. Y la publiqué en mi blog, para que de Él nada se perdiera.

El artículo habla de no sé qué de una agenda Moleskine, y de todo lo que en ella estaba apuntado. Que en ella aparece el nombre de Vallory, que estaban organizando el sistema educativo de la República Catalana independiente, y que iba a ser "sin maestros funcionarios"

Pero ¿por qué La Vanguardia publicó una noticia y horas después la borró? Qué sé yo. Yo solo soy un pobre matemático.

Todo se va complicando, pero aún, dirás, somos personas preocupadas por la educación, por el modelo educativo que necesitamos.

El año pasado contactó conmigo un periodista, Juan Pablo Cardenal. Estaba escribiendo un libro sobre el "procés" independentista catalán y recababa información sobre Eduard Vallory. ¡Y contactó conmigo!

Si, como decía antes, en Cataluña se da la mayor densidad de expertos educativos por kilómetro cuadrado del mundo, tiene sentido que aparezca el fenómeno del experto en expertos educativos, ¿Y acaso soy yo un experto en Eduard Vallory?

Le dejé bien claro que yo no soy ningún entendido en política, solo una persona interesada en el modelo educativo, y le comenté mi ciber-rescate del artículo desaparecido.

Hace unos meses salió a la venta el libro. Se llama "La telaraña". Lo compré, claro, para una vez que aparezco en un libro...


El libro no habla de educación, trata de política. De cómo funciona la política en el siglo XXI. De lobistas que se venden por dinero. De exdiplomáticos europeos reconvertidos en mercenarios al servicio de cualquier causa con muchos ceros. De Consultorías diplomáticas especializadas en asesorar movimientos de autodeterminación de todo el planeta. De congresistas americanos al servicio de cualquier causa que les llene el bolsillo. De cómo funciona la ONU, un gigantesco mercado de comisiones y comisionistas al servicio del dinero. Y de la ONU a la Unesco, y de la Unesco a la Unescocat, y de la Unescocat a Vallori.

Money makes the world go round cantaba Liza Minelli.

Leo: "La ONU es un gigante burocrático que abruma y que además es difícil de definir [...] Es el lugar idóneo donde promover causas perdidas. No hay mejor escaparate que la ONU cuando se trata de vender una mercancía, la que sea, pues mucho de lo que allí ocurre tiene que ver con hacer lobby..."

Dinero, muchísimo dinero. En canapés de tortilla de patata, en ganar simpatizantes y adeptos, en Washinton, en Bruselas, en Ginebra...todo funciona a base de dinero. En política todo se compra y se vende, también el cariño verdadero.

¿Y la educación, qué fue de ella? La educación sencillamente no existe, sencillamente importa una mierda. Y esa es la verdad, la puta verdad, como diríamos en mi barrio.

Que los políticos se acercan a nosotros como aquellos señoritos que los jueves por la tarde bajaban al parque a burlarse de las criadas en su tarde de paseo.

Para una vez que salgo en un libro, es sobre el poder del dinero.

¿Qué sé yo de todo esto? Lo mejor es volver al paraiso del conocimiento concreto, de los cuatro embajadores, con sus cuatro consejeros, que se sentaban en una mesa de 12 asientos. Los embajadores en lugares pares, y al lado sus respectivos consejeros...

miércoles, 20 de mayo de 2020

Somos el 99%

El proceso de americanización del sistema educativo sigue su curso, imparable.

Y por  "americanización" entiendo que se puede dar mierda al 99% de la población siempre que se mantenga el 1% restante en la excelencia (Princeton, Yale, MIT, Standford…)

Este proceso se realiza, a saber:

Por la parte docente, degradando la carrera profesional hasta hacer de ella un trabajo basura más, un “McJob”, como servir hamburguesas o lavar coches. La primera temporada de “Breaking Bad” o la segunda temporada de “The Wire” son muy ilustrativas.
Objetivo realizado. La carrera docente, libre ya de cualquier traza de intelectualidad pasada, es la opción profesional para quien no tiene otra opción. Entras en listas porque tienes que pagar facturas. El profesorado tradicional, cautivo y desarmado, se va jubilando.

Por la parte del estudiante, diluir, atomizar, embarrar los contenidos hasta hacer de cualquier estudio un ridículo carrusel de experiencias lúdico-festivas. Incluso la Universidad se ha convertido en un parque de atracciones para jóvenes.

Pero entre tanta basura, ¿Qué es ser universitario? En la entrevista al filólogo Albert Hauf


encontramos un elemento que, para mí, es clave:

“[…]En els anys seixanta i setanta, quan jo era a Cardiff, confeccionàvem una reading list, una llista de llibres amb més de dos-cents títols per tal que els estudiants anaren llegint durant tota la carrera, i per això les vacances eren llarguíssimes, el curs durava només cinc mesos, la resta era temps per a llegir i això era un gran enriquiment[…]”

Una “reading list”: Una lista de 200 libros para leer. Poniendo así el protagonismo y la responsabilidad en el estudiante. Cursos cortos, de cinco meses, vacaciones largas ¡Para poder leer aún más todavía!

Y ahora escuchemos de fondo, toda la tropa de pedagogos y expertos educativos  … “¡Imposible!”, “¡Inaceptable!”, “¡Decimonónico!”, "¡Eso ya no existe!"

¿Que no existe?

En España se imparte desde hace años el llamado “Bachillerato Internacional”, un bachillerato de excelencia. En Cataluña se imparte incluso en institutos públicos, sus alumnos se juegan todo en un único examen final (sí, la Reválida existe, pero solo para el 1%)  y además en castellano.

Si no sabes más de este Bachillerato Internacional es porque tú, como yo, formamos parte del 99% restante.

Y una de las características de este bachillerato es su austeridad. Y que los estudiantes reciben listas de libros para leer.  Que el aprendizaje está basado en libros.

Aprendizaje sólido basado en libros (en papel o en pdf) para el 1% de la población. Aprendizaje gaseoso basado en ciber-embrutecimiento para el 99% restante. Este es el modelo educativo que se está consolidando.



sábado, 9 de mayo de 2020

Palanganeros

Recuerdo los tiempos en los que solo por leer la columna de Vázquez Montalbán de los lunes, solo por eso valía la pena pagar  las cien pesetas que costaba el diario "El País".

Aquellos tiempos en los que los periodistas no habían asumido aún su condición de palanganeros en el burdel mediático.

Como decía en mi anterior entrada, ahora toca martillear la idea de que sin Internet no se puede aprender. Y para ello vale todo.

Vale incluso (¡hay que tener cuajo!) presentarse en ese horrible lugar llamado "La Cañada Real" para recoger el testimonio de Cristian, un chaval que

"sin Internet en la chabola, recibe un taco de deberes cada 15 días".


Que quede claro: Cristian no puede estudiar porque no tiene Internet, y eso es lo inaceptable. Es aceptable, inevitable, la existencia de un vertedero de jeringas usadas (y reusadas) como es "La Cañada Real". Es aceptable que niños como Cristian crezcan en el mayor supermercado de la droga de Europa. Lo que no es aceptable es que no tenga Internet.

En esto, los profesores y responsables educativos hemos asumido, también, nuestra condición de palanganeros del burdel educativo. Exigimos gigas, muchas gigas de datos. Aún no sabemos para qué, (porque todavía no nos han dicho qué enseñar) pero hay que gastar gigas, pedir gigas, usar gigas.

“Algunos centros ni se han preocupado en llamar porque se da por hecho que en todas
las casas existe conexión a Internet”, dice la directora de la fundación.

Lo fácil sería consultar las dudas en Internet, pero consultar las dudas en Internet significa tener Internet. En esta chabola esto se traduce en el tiempo en que le duran los datos del móvil a los padres: no más de una semana.

Internet, "haberlo hailo". Y sería una herramienta fabulosa para que chavales como Cristian, incluso en infiernos como "La cañada Real", pudieran aprender. Lo que no hay son las decenas y decenas de Gigas que exige "la nueva educación": El vídeo, la videoconferencia... Nunca se había exigido tanto para aprender tan poco.

Ya puestos, en vez de esa foto de familia a lo "Los Santos Inocentes" (tiene guasa: Se puede ver al fondo claramente un Mercedes, un BMW, lo que parece un todoterreno de gama alta, y a la derecha, un individuo mirando un móvil), yo hubiera puesto un helicóptero de la UNESCO sobrevolando la zona, lanzando "tacos de deberes" a la población en paracaídas, como en esos reportajes del hambre en Africa.

- ¿Te gusta leer? 
- Me encanta, pero aquí no tengo libros.

¿Y por qué no tiene libros? El reportero dicharachero no nos lo aclara. Misterio. Ya te lo digo yo: Porque eso va en contra del modelo de negocio de Santillana  y sus ominosas "licencias digitales", el modelo "tanto pagas, tanto aprendes".

martes, 28 de abril de 2020

Hard Problems (Incultura e ignorancia a velocidad 4G)

Se repite una y otra vez. Es la imagen de la educación en tiempos de Coronavirus:



Niño rico = Conexión a Internet = Videoconferencia con su profesora = Aprendizaje

Niño pobre = Lápiz y papel = Imposibilidad de aprendizaje

Otro mantra de la nueva educación "Sólo se puede aprender mediante una potente conexión a internet". Indiscutible.

¡Mira el niño! ¡Qué lástima, con su libretita y su lapicero!

En toda la etapa educativa ¡Incluso en la universitaria! Los profesores tienen terminantemente prohibido canalizar el aprendizaje en los libros. Leer el libro, seguir el libro, buscarse la vida en los libros, todo esto está prohibido. Se está aprovechando el coronavirus para desterrar los libros del aprendizaje. Los libros se consideran rancios, decimonónicos, memorísticos, caducos.

Pero el libro pone el protagonismo del aprendizaje en el estudiante, que lee, que toma notas con su lapicero, que vuelve sobre lo leído, mientras que el vídeo se lo roba, en el vídeo el protagonista es el profesor que aparece por pantalla. Los profesores convertidos en teletubis, estudiantes convertidos en objetos pasivos delante de la pantalla.

Pero el libro es barato.

Ayer vi la película "Hard Problems", un reportaje de la MAA (Mathematical Association of America) sobre la vida cotidiana de los jóvenes seleccionados para participar en la Olimpiada Matemática Internacional. Está en Youtube:


Vale la pena ver la película. Da igual si no sabes inglés. Da igual el minuto/segundo en que la pongas.

No verás tecnología alguna, solo jóvenes con lápiz y papel. Protagonistas de su aprendizaje.


No verás ordenadores ni cibernética. Sólo jóvenes esforzados, pensando, aceptando el reto.


Jóvenes disciplinados en ambientes de estudio sobrios, austeros.


Jóvenes que son evaluados, una y otra vez. Que lo dan todo en cada problema. Que aceptan la evaluación sistemática. Que piden ¡exigen! los criterios de evolución más exigentes. Toda la película es una sucesión de exámenes.


Jóvenes que aprenden más, que estudian más, que saben más, que acumulan más conocimientos. ("Acumular conocimientos": El gran anatema de la nueva educación)

Jóvenes que deberían ser ejemplo y modelo para todos. Pero que no lo son. Y así nos va.


Y ahora calla, mantén el silencio. Los olerás venir. El apestoso hedor de los pedagogos y expertos educativos. La Santa Inquisición de la Iglesia de la Divina Didáctica clamando su maldito mantra "¡Ese modelo educativo sólo es válido para una élite de estudiantes superdotados, pero no se puede aplicar al común de los estudiantes...!" "¡Lo que es bueno para los mejores, no es bueno para todos!"    ¡Penitenciagite!

Sobre todo cuando lo bueno es barato, austero, cuando lo bueno es contrario al dictado de la sociedad de consumo.



viernes, 17 de abril de 2020

50 Gb de ignorancia e incultura

Parece ser que el conseller de Educación Sr.Bargalló distribuirá entre los alumnos más desfavorecidos ordenadores portátiles dotados de 50Gb de internet móvil. Para que puedan ver vídeos, vídeos, vídeos y más vídeos. Y actividades "interactivas".

Y, así, poco a poco, día a día, vamos haciendo más confortable el infierno educativo.  Con una masa de jóvenes esclavizados del vídeo "in stream".

Ellos, la generación del "aprender a aprender", incapaces de mantener la mínima tensión mental necesaria para leer un texto.

Ellos, la generación de "el aprendizaje competencial", incompetentes para tomar un libro con las manos y leerlo.

Porque para poder llegar a estar en lo más alto del ranking internacional de paraísos turísticos con la mejor calidad precio en putas y camareros, es fundamental erradicar el libro del proceso de aprendizaje. Porque el libro es austero, incontrolable, nos hace cultos... Porque con el libro se aprende. El coronavirus lo único que ha hecho es acelerar el proceso.

Oremos: Erradiquemos los libros así como hacemos erradicar los deberes, no nos dejes suspender y líbranos de la evaluación. No nos dejes caer en la tentación de transmitir el conocimiento, pues nuestro será el cielo neoliberal en el que todos seremos siervos de Amazon, (seremos uno con Amazon, consumidores de Amazon y benditos repartidores de Amazon al mismo tiempo). Netflix nuestro de cada día, dánoslo hoy, que ese será el pan de los pobres. Bienaventurados serán los docentes que educan en felicidad pues de ellos será el reino del chollo educativo, y vivirán felices del cuento.

(Fragmento del Santo Evangelio de La Nueva Educación según San Eduard Vallory 13,1-9)