domingo, 16 de abril de 2017

Los Diez Mandamientos Educativos de Eduard Vallory

La indiscreción fue antológica. Gracias a David Bonvehi (y gracias a quien le grabó traicioneramente)  disponemos para siempre de esta pequeña pero impagable lección de cómo funciona el poder. De cómo hace un partido como el PDECat para mantenerse en el poder en Catalunya casi ininterrumpidamente desde la recuperación de la Democracia, hace ya casi 40 años.

“Si el procés acaba bien y somos independientes habrá que buscar un personaje que represente ideológicamente lo que queremos disputar nosotros. Si el procés no está acabado y estamos en medio de la vorágine, tendremos que buscar a alguien muy independentista, y si el procés ha sido un desastre, tendremos que poner a alguien autonomista” (Link)

Todo va de buscar personajes. De poner personajes. Si Catalunya se independiza de España... pondremos un personaje adecuado. Si Catalunya se mantiene en la vorágine del proceso de independencia (“el procés”)... pondremos un personaje adecuado. Y si el proceso independentista resulta ser un desastre... pondremos un personaje adecuado.

En política hay que tener personajes para todo. Rostros amables, líderes de las masas, productos del marketing, mediáticos, substituibles, reemplazables, de lo que se trata es de mantenerse en el poder, al precio que sea. La versión moderna del mítico chiste de "Hermano Lobo":



El personaje puesto por el bipartido PDECat-ERC para dominar el espacio educativo catalán es Eduard Vallory.


Un personaje que viene de liderar una organización privada llamada “UNESCAT”, (que usurpa descaradamente el nombre de UNESCO pero que no tiene ninguna relación con dicha institución).

Un personaje que fue director general de la Barcelona Graduate School of Economics (GSE), una escuela de negocios privada de Barcelona, pero que recibió generosas aportaciones públicas.

Un personaje que, con semejante currículum, se convierte por arte de magia, de la noche al día, en líder indiscutible de la innovación educativa, en el guía espiritual de todos los profesores y profesoras catalanes.

A mí este personaje me fascina. Soy su fan namberguan. Tú te levantas una mañana, te miras al espejo y dices “quiero ser el líder educativo de mi país”. Y no pasa nada: el mismo café con leche, el mismo autobús, el mismo curro de cada día si es que lo tienes. Pero este personaje se levanta una mañana, se mira al espejo del lavabo, se dice lo mismo, y ¡zas! Se convierte en el líder indiscutible de la educación catalana. Sin esfuerzo aparente. A mí esto me tiene alucinado. Le admiro profundamente, le envidio profundamente y me repugna profundamente, todo junto.

Recientemente participó en la “Comisión para la elaboración de un gran pacto de Estado social y político por la educación”. Nos dejó, pobres mortales, sus Diez Mandamientos de la educación catalana, recogidos por su principal apóstol mediático, el diario Ara (Link):

1.- Fi de la competició entre escoles. El sistema ha de ser inclusiu i reequilibrar els llasts de la desigualtat econòmica.
2.- Currículums més genèrics. Editar la linealitat academicista i fer temaris menys prescriptius.
3.- Personalització de l'aprenentatge. Acabar amb la separació entre assignatures i endinsar-se cap a assignatures més globalitzades que donin a l'alumne autonomia en l'aprenentatge.
4.- Acabar amb els exàmens tradicionals. S'han d'abandonar les avaluacions per assignatures, les mitjanes aritmètiques, les repeticions de curs i l'ús sancionador de les notes, així com amb els exàmens competencials en pupitres.
5.- El professor ha de ser un guia. Cal que els docents tinguin un coneixement actualitzat de la forma per generar aprenentatge.
6.- Formació de qualitat del professorat. Proposa que el professorat universitari, com el de medicina, tingui una experiència real en el camp que imparteix.
7.- Acabar amb la discontinuïtat entre l'educació primària i secundària i prioritzar l'educació de 0 a 6 anys.
8.- Autonomia i flexibilitat del centre educatiu. Prenent l'exemple de Finlàndia, donar molta autonomia a cada centre en el lideratge pedagògic a través de currículums, també, més oberts.
9.- Fi del model funcionarial. Permetre que cada centre esculli els docents en funció del seu projecte educatiu i de les seves competències, sensibilitat humana i empatia.
10.- Una administració no burocratitzada. Aconseguir que sigui descentralitzada i que es doni suport, també per via pressupostària, als professors que innoven.

Estos diez mandamientos se resumen en uno: Desmontar pieza a pieza y hasta sus mismísimos cimientos el sistema educativo. Y levantar uno nuevo, desde cero, sin asignaturas, sin exámenes, sin evaluaciones, y sobre todo sin funcionarios. Leamos, hermanos, versículo 9,  “Fin del modelo funcionarial. Permitir que cada centro escoja los docentes en función de su proyecto educativo y de sus competencias, sensibilidad humana y empatía”. Amén. (Me contaron el otro día que en la próxima República Catalana independiente no existirán los funcionarios públicos, que se consideran una  “cosa española” rancia. Yo me lo creo).

En el discurso de nuestro amado líder Vallory encontramos las profundas bases intelectuales que sostienen semejante imposición neoliberal: La innovación pedagógica. Aquí dejo algunas perlas dichas por este "salvador de la Patria" (el discurso completo lo podéis encontrar aquí).

"...el modelo transmisor, un maestro que explica, niños que escuchan, ni permite desarrollar competencias ni tampoco adquirir de manera significativa y funcional gran parte de los conocimientos..."

"... durante muchas décadas, la escuela y la universidad han imaginado que los conocimientos se transmiten a través de las explicaciones de los docentes y a través del libro de texto: los alumnos que escuchan ejercitan y reproducen. Esta visión obsoleta se debe superar..."

"... nuestro sistema educativo fue diseñado hace más de un siglo para un modelo de instrucción de otra época y con otras finalidades. Lo fue para una instrucción transmisora, antitética a la educación integral que debe desarrollar competencias para la vida..."

"... pero como saben, para hacer tortillas hay que romper huevos, y mientras se mantengan los cimientos del sistema diseñados para un modelo de instrucción propedéutica y selectiva se mantendrá la brecha entre finalidades y acciones, entre discurso y realidad, en particular, porque la tendencia de la gobernanza de este sistema educativo ha sido dedicar más tiempo a controlar que a capacitar..."


"... El conocimiento que se necesita no viene dictado por una autoridad central, sino que lo determinan las escuelas, los docentes y las comunidades..."  (los docentes que piensen como él, se entiende)

"... Pero si tenemos en la cabeza la idea de que la escuela es fundamentalmente transmisora, entonces este aprendizaje no se necesita porque la idea es tú ya tienes un conocimiento y lo transmites. El conocimiento siempre lo tienes y si no lo tienes, lo buscas en un libro y lo transmites. Por tanto, todo el sistema está pensado con esta lógica y nos lleva a ver que o cambiamos la lógica de fondo o el sistema siempre nos llevará al inicio..."


"...empiezan a venir nuevos profesores con los concursos de traslado. ¿En base a qué? Pues en base a que este señor es mayor que yo, tiene más puntos por antigüedad y puede decidir venir a mi escuela porque está más próxima a su población de residencia, por transporte público..."

"... es impensable que alguien pueda aprender a operar si no está al lado de un cirujano que opere, pero en cambio encontramos totalmente normal que una persona aprenda a generar aprendizaje al lado de alguien que hace veinte años que no ha puesto los pies en la escuela..."

y mi favorita (hay que reconocer el arrojo del señor Vatllory):

"...la exponencialidad del cambio tecnológico transforma la lógica lineal en la que vivíamos y que, por tanto, este siglo XXI no viviremos cien años de progreso tecnológico, sino el equivalente a 20.000 años de progreso, comparativamente..." (y por qué 20000 años, por qué no 40000, o 200000...)

Lo más indignante de todo no es que diga todo esto, ni que lo pueda decir en el Congreso. Lo más indignante es que ni un solo portavoz parlamentario de ningún partido político se atreve a criticar en lo más mínimo semejante grotesco castillo de naipes retórico y pedante.

Mención especial merece el traje de saliva del portavoz de Unidos-Podemos, el señor Mena Arca, alabando un proyecto que sería digno del mismísimo  Ronald Reagan. La política educativa de Podemos es de una vulgaridad acongojante.

Aunque también encuentra ¡oh! alguna contradicción interna:

“...Usted hablaba del modelo de Finlandia, se nos ha hablado mucho en esta Comisión educativa sobre el modelo finlandés, pero lo que pocas veces se habla es del modelo de formación del profesorado que hay en Finlandia. Se habla poco de los recursos educativos que se destinan en Finlandia, es decir, cómo casi el 7 % del producto interior bruto cuando en España estamos por debajo del 4%. Tampoco se habla que el peso de la escuela pública en Finlandia sobrepasa el 98 %. Me parece que en estos momentos está en el 98,2 %, con lo cual también le queríamos preguntar desde nuestro grupo de qué manera la red educativa pública sirve para cohesionar socialmente un país y para evitar las desigualdades de origen que se dan en estos momentos y son muy profundas en el Estado español...”

Y la réplica del Sr. Vallory:

“...Es verdad que en Finlandia la inmensa mayoría de escuelas son públicas, pero no porque hayan prohibido las concertadas, sino porque todo el mundo sabe que hay equivalencia en calidad...”


No. Por una puñetera vez en la vida, digamos la verdad. Si en un país domina un modelo de escuela pública, no es gracias al liberalismo y la libre competencia, sino a una opción estatal. Porque así se ha querido ideológicamente. Si en Catalunya se mantiene un equilibrio 50%-50% entre pública y privada-concertada es porque así lo decidió el padre de la patria Jordi Pujol. Lo deja muy claro David Bonvehi, en otra de sus maravillosas indiscreciones:

“Hoy tenemos un incendio de hace días. El Puigdemont hace un vídeo, no sé si lo habéis visto, él solo al lado de Ada Colau defendiendo la escuela pública. Yo soy de pública y la defendemos. Aquí hay gente de todo. Pero es verdad que eso nos ha costado unas tensiones internas para muchos votantes nuestros, que dicen: ¿Ahora esta gente qué harán? (Risas de fondo) Hemos de ser conscientes de estas cosas."


En este mundo de marketing mediático, vale más una indiscreción grabada con el móvil que 1000 frases grandilocuentes.

domingo, 2 de abril de 2017

La Sociedad Gaseosa, el nuevo libro de Alberto Royo

En la experiencia sagrada del aprendizaje tenemos el Milagro (con mayúscula) y el “milagrito” (entrecomillado, en minúsculas y en diminutivo). Actualmente estas dos experiencias se mezclan constantemente, esto también pasa en el último libro de Alberto Royo, "La Sociedad Gaseosa": 



Antes de hablar de este estupendo libro conviene diferenciar estos dos conceptos. Vayamos por partes. (Insisto: Lo que sigue es mío, no del libro)

El Milagro.
La persona que se sienta ante una mesa con un libro, unas hojas en blanco y un bolígrafo. Lee, estudia, piensa. Aprende. Con paciencia, con humildad, con esfuerzo, decodifica símbolos (matemáticos, alfabéticos, musicales...). Traduce, repasa, se salta fragmentos (no existe religión sin pecadillos). Da igual si hablados de placas de celulosa cosidas con hilo (los tradicionales "libros") o documentos en pdf. Están los que no pueden dejar de subrayar y aquellos que lo consideran una herejía. Da igual. Al final del proceso aquello que estaba en el libro pasará al interior de la persona. ¡Milagro!. El único milagro ateo, el único proceso místico reconocido por el materialismo dialéctico. Y este milagro se repite, una y otra vez, a lo largo de toda la historia del ser humano. Somos simios que metemos palitos en agujeros para sacar ricos gusanos y además enseñamos a otros simios cómo hacerlo (lo (d)escribimos grabando símbolos en cosas, en placas de arcilla o en la "nube" virtual)

La comprensión de este milagro siempre estará fuera del alcance del ser humano. Nosotros somos el milagro. Sería como si el simio pretendiera meterse el palito por la oreja para extraer “el gusano interior”.

De entre todas las metáforas que intentan representar este Milagro me quedo con la de Arthur C. Clarke en “2001 Odisea del Espacio”. El Monolito. De dimensiones 1:4:9 (los primeros cuadrados, y en esto sólo en las primeras dimensiones visibles), negro y perfecto hasta el octavo decimal exacto. Lo que nos hizo humanos, nos enseñó a usar huesos como herramientas y a resolver ecuaciones diferenciales que mueven naves espaciales por el espacio sideral y la música de Strauss que las acompaña.



El “milagrito”.
Realicemos el siguiente experimento: Tomemos un gran barril, de digamos 5000 litros, prácticamente lleno de vino tinto. Cualquier vino vale. Y tomemos un pequeño vaso, lleno de agua. Realicemos el “milagrito” de convertir el agua en vino:
Echamos el agua en el interior del gran barril de vino, mezclamos y, abriendo su grifo, llenamos el vaso. El resultado será (¡Oh milagro!) un vaso de vino. Y un tonel lleno de vino.
Hemos convertido el agua en vino. Y este “milagrito” se puede realizar tantas veces como queramos. El resultado será siempre el mismo: Mezclar una pequeña porción de agua con una enorme cantidad de vino produce como resultado un líquido a todos los efectos indistinguible del vino más puro.¿O no?

Nuestro “milagrito” cotidiano: Cada día millones y millones de niños y jóvenes, de veinte en veinte o de treinta en treinta (nuestros vasitos de agua), se encierran en un aula junto con un adulto (el tonel de vino), para producir el milagrito del aprendizaje. (Y no se produzca el efecto contrario, ¡ay! que un adulto salga “aguado”).

Pero esto no tiene nada de milagroso. Cualquier persona mínimamente instruida sabe que añadir un vaso de agua en un tonel de vino estás aguando irremediablemente el vino del tonel. De forma mínima, imperceptible, pero lo estás aguando. Que si realizas este experimento una y otra vez, al final en el tonel no tendrás ni vino ni agua, sino un líquiducho aguado sin el más mínimo valor.

La estructura educativa en escuelas, cursos académicos progresivos, grupos, horarios y profesores y alumnos “empaquetados” en aulas a lo largo de cientos de horas lectivas, es un legado de la Revolución Francesa. Es la forma científica más bestia (en todos los sentidos de bestia) de producir  en la masa social el Milagro del aprendizaje (el de verdad).

El tonel de vino se tiene que rellenar, el vino se tiene que renovar constantemente. Lo primero que tiene que tener claro el docente es que él no ha nacido para enseñar. Él ha nacido para aprender. El docente es docente por lo que enseña ¡y por lo que aprende! Lo confiesa Alberto en la página 171: “Yo no quiero engañar a nadie. Mi vocación no es la de profesor, sino la de músico. No hay actividad con la que disfrute más que con la interpretación de una obra musical en un escenario. Seguro que esta confesión para muchos fanáticos de la vocación sería motivo de inmediata excomunión pedagógica. No solo la acepto gustoso, sino que me adelanto y apostato, pues, como la mayoría de personas que conozco, docentes o no, que han accedido a la función pública, decidí opositar a la enseñanza para conseguir una estabilidad económica y laboral, pese a lo cual siempre he intentado desarrollar mi labor de la mejor manera y con el mayor entusiasmo posible”.

Honestidad, sinceridad, profesionalidad. ¡Y valentía para decirlo, para defender la dignidad de su profesión! Esto define a un docente, un buen docente.

Lo terrible de la situación actual es que el profesorado, además de reciclarse, es decir de adquirir nuevos y renovados conocimientos, tiene que luchar a muerte para defenderse de la horda de pedagogos y gurús de la educación que se han convertido en su peor depredador.  Ellos, que supuestamente están a su servicio. Ellos, los “expertos”, los “salvapatrias” educativos que no son más que exiliados del aula que se venden a cualquier precio (y las Administraciones públicas que con nuestro dinero los promocionan y financian. Eso sí es terrorismo de Estado). El resultado de esta depredación docente lo vemos cada dia en nuestras aulas: Mediocridad y la invasión de las pseudociencias en las escuelas, es decir, vino aguado. Por eso son tan necesarios actualmente libros como este. Porque no hay nada peor para un profesor que sentirse "aguado".

domingo, 19 de marzo de 2017

Fallece Pere Mir, el mecenas del Bachillerato Internacional

El pasado día 10 falleció a los 97 años Pere Mir, el gran mecenas de la ciencia catalana. Un químico brillante que hizo una considerable fortuna gracias a sus más de veinte patentes para el tratamiento industrial de la madera.


En el momento de su jubilación como empresario decidió dedicar una parte de los beneficios obtenidos en la venta de su empresa, Derivados Forestales, a la creación de la fundación Cellex para impulsar la  investigación científica entre la juventud catalana.

Una de las iniciativas de la fundación Cellex es el programa CiMS-Cellex, que otorga becas de estudio a jóvenes brillantes que deseen estudiar el Bachillerato Internacional.

El Bachillerato Internacional es un bachillerato organizado y desarrollado por una institución privada con sede en Ginebra que ofrece un programa de estudios sólido y exigente, que prepara  a los jóvenes para afrontar con éxito unos estudios universitarios de calidad.

El Bachillerato Internacional es un producto educativo pensado para ofrecer un aprendizaje sólido a aquellos Estados, naciones o territorios que por el motivo que sea (hablar de tercermundismo tal vez sería peyorativo para muchas naciones de África) son impotentes para consolidar uno propio. España y Catalunya serían dos claros ejemplos de naciones incapaces de desarrollar ni mantener sistemas educativos con la más mínima solidez.

El Bachillerato Internacional se puede cursar actualmente en varios centros privados y también públicos de Catalunya, con y sin beca Cellex. Es un bachillerato basado en la cultura del esfuerzo, en el aprendizaje de contenidos, y en una estricta y rigurosa prueba final, una reválida. Una reválida final que tiene un coste de más de 1200 euros y que los padres deben pagar de su bolsillo (y que para más inri los jóvenes catalanes hacen en castellano).

En el Bachillerato Internacional encontramos como valores exactamente los mismos elementos (conocimientos evaluables en exámenes, esfuerzo, reválida...) que los medios de comunicación y los “expertos” educativos repudian. Siempre discretamente, fuera del foco mediático, pues en el capitalismo lo bueno y lo masificado son incompatibles.

En Catalunya, donde se encuentra el mayor número de expertos educativos por metro cuadrado del mundo, nadie jamás habla del Bachillerato Internacional. Como diría Pujol, això no toca.

Y es que, naturalmente, aunque una nación se desintegre, (y su decadente sistema educativo sea el reflejo de dicha desintegración), siempre será necesario educar y producir una mínima pero selecta cantidad de jóvenes profesionales cultos que ocupen los puestos de responsabilidad. Y siempre habrá capitalistas que con sus generosas aportaciones filantrópicas ayuden a perpetuar este sistema.

Retrocedemos a marchas forzadas al provincialismo del siglo XVIII: Vestimos a nuestros jóvenes de vistosos trajes regionales, y llevamos a nuestros mejores estudiantes a estudiar al extranjero, al bachillerato “Internacional”, gracias a la generosidad de los ricos  mecenas, los impulsores de la ciencia del Ancient Regime.

domingo, 12 de marzo de 2017

Vuelve el taparrabos

Leo la entrevista a Javier Orrico en el “La Opinión de Murcia” (8/3/2017), un aperitivo de su próximo libro “La Tarima Vacía”.  “Las familias más humildes, los que llegaban por primera vez a la universalización de la enseñanza, se han encontrado con que les han quitado el derecho a acceder a esa cultura que antes estaba solo para las élites”. El libro promete.

http://www.laopiniondemurcia.es/comunidad/2017/03/06/javier-orrico-actualmente-ensena-adoctrina/811027.html

Para los políticos actuales (todos: estatales, patrióticos o regionales) sólo existe un tipo de riqueza, la riqueza económica, la que se refleja en el Producto Interior Bruto nacional, es decir, el consumismo. El aprendizaje proporciona personas cultas, y las personas cultas son independientes y poco consumistas, y si no hay consumismo no hay Producto Interior Bruto. En este sentido las Administraciones Públicas (todas: estatales, patrióticas o regionales) están realizando un proceso de desmantelamiento integral del sistema educativo. Por primera vez en la historia la Administración pública está actuando activamente en fomentar la ignorancia y la incultura general de la población, y por ello merecerían sentarse en el banquillo del Tribunal Internacional de La Haya por crímenes contra la Humanidad.

La televisión y la prensa escrita, en su decadencia, se han convertido en auténticas armas de embrutecimiento masivo en esta guerra contra la cultura y contra el aprendizaje. Por ejemplo, el diario Ara, en su edición del 5/3/2017, ofrece un artículo muy crítico sobre una asociación que ofrece encontrar pareja mediante aplicando técnicas de “Coaching” y “Neurociencia”.

http://www.ara.cat/societat/Obre-Barcelona-primera-Escola-Neurocientifica_0_1752424934.html

Es un artículo muy crítico, en el que estos dos conceptos, coaching y neurociencia aparecen siempre entrecomillados, y se insiste una y otra vez en que ambos conceptos son pura pseudociencia y no tienen la más mínima base científica. El diario es muy duro con esta iniciativa empresarial, que al fin y al cabo se ofrece a adultos libres, dueños de creer o no en sus teorías, y pagar con su dinero.

Pues bien, estos mismos dos conceptos, “coaching” y “neurociencia”, han invadido el espacio educativo actual sin el menor atisbo de crítica o precaución. Resulta que lo que es intolerable en una empresa que ofrece servicios para adultos libres, eso mismo lo aceptamos sin ningún tipo de reserva en la educación de nuestros niños y jóvenes, y se han incorporado sin limitación ninguna en escuelas e institutos, públicos y privados, como si fueran autoridades fundamentadas. Todo regado con dinero público.

Este mismo diario se muestra condescendiente con estos conceptos cuando se aplican a la educación, como se puede comprobar aqui o aquí

El “coaching” y la “neurociencia”, que por lo que parece no están suficientemente legitimizadas para orientar a adultos libres en la búsqueda de pareja, actualmente se utilizan para desautorizar a todo maestro o profesor que pretenda ejercer su trabajo honradamente. Aquí el vilipendiado es el profesional docente.

La psicología, la pedagogía, la psicopedagogía, el “coaching”, la “neurociencia”, etc, etc  no tienen ninguna base científica. Todos estos conceptos son las versiones modernas y actualizadas del “pensamiento mágico” ancestral: Poder mover algo con el poder de la mente. Creer que cualquier cosa se puede conseguir con sólo desearla con suficiente fuerza. Psicólogos, pedagogos, psicopedagogos, coachers o neurocientíficos actúan todos de la misma manera: chamanes, intermediarios, potenciadores, canalizadores de este supuesto “poder mágico”. Volvemos a la tribu y al taparrabos.

No dejan de aparecer voces autorizadas denunciando este atentado contra la cultura. Este mes de marzo se presenta interesante en novedades editoriales para todos aquellos preocupados en el proceso de degradación educativa que nos ha tocado vivir: Además del libro de Javier Orrico, aparecerá a finales de mes el nuevo libro de Alberto Royo, “La sociedad Gaseosa”. Siempre nos quedará la lectura. Siempre, por mal que vayan las cosas, podremos leer, aprender. Que es justo lo que estamos robando a las futuras generaciones, y por lo que algún día seremos juzgados.

domingo, 26 de febrero de 2017

God bless (North) America

En Argentina el curso escolar empezará en marzo con una huelga de profesores. En el siguiente debate televisivo del 21/2 podemos comprobar que aquí y allí se cuecen las mismas patatas en el potaje de la degradación imparable del sistema educativo público: Demandas sindicales y laborales, problemas de violencia, degradación de la figura del profesor y de toda la institución escolar en general.


Destacaría dos intervenciones:

Del bando "nuevoeducacionista",  el impresentable que justifica con total impunidad el "tizazo" del alumno al profesor. Si lo que explicas no le interesa al estudiante... ¡tizazo!

[13:05] "El problema más serio que tiene la escuela yo creo que es, independientemente de todos estos desbarajustes que fueron armados a lo largo de estos años empezaron con la ... de ...  y terminaron con ... en el despelote infernal, pasa por que el chico sabe que el 50% de la educación de un chico o más sale de la televisión, y la televisión es obviamente una cosa para el chico interesante, es una cosa apeteciente, escucha, ve, y un montón de las conductas y las cosas salen de la televisión, después el otro 50%  es una cosa muy poco interesante porque la escuela realmente la han convertido en una cosa muy poco interesante, donde la creatividad no es exaltada, donde todavía tenemos una escuela donde matemáticas es más importante que la danza. En el mundo se sabe que no tiene que ser más importante la matemática que la danza. Yo me acuerdo que cuando yo venía... había un profesor de zoología que se llamaba Vázquez, mi gran respeto por el viejito, que era un tipo que tenía la voz temblorosa, era el típico personaje para tirarle un tizazo, pero cuando él empezaba a hablar no volaba una mosca porque la clase que aquel tipo daba era maravillosa, no había forma de que alguien hable, y venía la señora de matemáticas, que era una vieja insoportable y ¡tizazo! Que quiero decir que lo que hay que buscar es que la escuela se convierta nuevamente en un lugar de interés para los chicos, y esto no está pasando..."

Y algo inaudito en España: Un político, Mario Barleta (Diputado nacional de la UCR),  reivindicando el carácter nacional del sistema educativo:

[19:14] "Yo creo que el tema de la crisis de la educación es evidente que estamos en un problema muy serio en nuestro país. A las inequidades sociales como bien planteabas vos se une una fuertísima inequidad y cuando se pregunta cuando la educación empezó a ir cada vez peor es cuando la ausencia de un proyecto nacional educativo a partir de la provincialización de la educación media ¿Por qué? Porque a la inequidad social entre una escuela y otra se agregó la inequidad depende de donde vos nazcas. Hay provincias que invierten 25000 pesos por alumno por año y otras provincias invierten 2500 por alumno por año. Es decir, depende de donde te toque nacer, tenés una inequidad enorme. No hay proyecto nacional educativo y nos va a costar muchísimo en este país, y ahí sí que tendría que haber una política de Estado, no tendríamos que tener diferencias entre los diferentes partidos políticos, reunirnos para encontrar la manera de poner en marcha un proyecto..."

Me parece que aquí en España hemos ido mucho más lejos que en Argentina en el proceso de descentralización educativa. De hecho, el sistema educativo español está totalmente descentralizado, y por lo tanto resulta ya del todo imposible pretender desarrollar ningún tipo de sistema educativo nacional.
Actualmente, después de tantísimos intentos fracasados de leyes educativas nacionales, hasta llegar al extremo de aprobar la última ley educativa nacional que nació ya muerta, el gobierno pretende impulsar un “pacto por la educación”. Y naturalmente, dicho “pacto por la educación” está siendo contrarrestado en Catalunya por el proyecto “ara és demà”, que consiste en lo siguiente: Cualquier cosa que se apruebe en España, en Catalunya haremos exactamente lo contrario. Y no nos faltarán pedagogos y gurús educativos patrióticos que justificarán cualquier cosa. Insisto: CUALQUIER COSA. Si hace falta, pondremos cañones de nieve en los patios de las escuelas para que nuestros niños catalanes jueguen con la nieve entre clase y clase, como sus hermanos de sangre los niños finlandeses.

Exactamente tal y como viene pasando en los últimos treinta años.

El único “pacto por la educación” español posible es aceptar la realidad: Que (al menos) Catalunya tiene un sistema educativo totalmente independiente del español. Que Catalunya, al menos en lo educativo, hace muchos años que es ya un Estado independiente. Cualquier otra cosa perder el tiempo.

Y el caso americano nos ofrece un modelo ideal para un “pacto por la educación” adecuado. La Constitución de los Estados Unidos especifica que el gobierno federal no tiene competencias educativas en los diferentes Estados de la Unión, es decir, que son los Estados y sólo los Estados los que tienen la absoluta soberanía para decidir qué y cómo aprenden sus niños y jóvenes.  Esto fue una exigencia de los “padres fundadores” de la Unión para evitar que ningún hipotético gobierno federal tiránico pudiera imponen su ideología en los diferentes Estados a través de las escuelas. Otra cosa es que el gobierno Federal pueda aconsejar, orientar (y ofrecer golosas ayudas económicas) a los diferentes Estados miembros para mejorar el nivel educativo nacional, como por ejemplo con el proyecto “Common Core” de Obama. Pero siempre de forma voluntaria.

No existe alternativa posible. En España llevamos dos siglos con el patriotismo clavado en la garganta. Desde el “dos de mayo” llevamos intentando construir la nación española moderna y su correspondiente sistema educativo nacional. Y no hemos podido, ni por las buenas ni por las malas. Entramos de lleno en el siglo XXI con la ingrata tarea de aceptar que no podemos (ni podremos nunca) disponer de un sistema educativo nacional. El modelo yanki es nuestro futuro, God bless (North) America.


domingo, 19 de febrero de 2017

Nueva educación catalana: La concertada escupiendo el esqueleto de la pública

El imparable proceso de independencia de Catalunya, basado en alentar un sano y natural amor per la nostra terra, Catalunya, ha encontrado la mitad del trabajo hecho: una España en la que el patriotismo es una palabra tabú, una palabra maldita. Catalunya será el primer estado de Europa en alcanzar la independencia por incomparecencia del adversario.

La educación catalana se basa en un único principio: Hacer todo tan diferente de España como se pueda, y la educación española se basa en el principio de... No, la educación española no se basa en ningún principio, pues sin patriotismo es imposible construir nada parecido a un sistema educativo. La educación catalana es rematadamente mala, por lo tanto mejorable. Pero la española brilla por su ausencia. A los hechos me remito: las leyes educativas españolas se van sucediendo unas a otras, todas iguales a sí mismas en su impotencia manifiesta para alcanzar la menor aplicación real. Llegando al extremo de la última ley educativa, que nació muerta. El gobierno de España se inventa ahora el patético “pacto educativo”, que es una forma como otra cualquiera de aceptar su incapacidad legislativa.

Y sin embargo, más allá de esta dialéctica de opuestos, en ambos casos encontramos una enorme similitud en lo fundamental: El sistema educativo es algo demasiado grande, y se impone su desmantelamiento. Hay que romperle el espinazo, destruirlo, trocearlo,  y sobretodo, integrarlo dentro de la lógica empresarial neoliberal. El sistema educativo debe dejar de ser una institución para convertirse en una organización.  La educación debe ser entendida o bien como una inversión capitalista en el futuro laboral de los hijos o bien como un producto consumista, y en cualquier caso debe regirse por las leyes del mercado: La “oferta y la demanda” educativa. En esto coinciden plenamente los gobiernos español y catalán.

El sistema educativo se encuentra obligado a atender las demandas educativas de los padres. La Administración liberada ¡por fin! de la ingrata tarea de generar un currículum nacional de contenidos y de valores. ¿A qué quedan reducidas las “demandas educativas” cuando la Administración se desentiende, cuando traiciona su principal objetivo? A un catálogo IKEA de miedos y caprichos pequeñoburgueses.

Copio aquí el índice de ítems que El Periódico de Catalunya del pasado sábado nos ofrece en una detallada “guía para padres buscando escuela para sus hijos” (que tanto valdría para un colegio como para un club de golf, o un McDonald)

- Proximidad: compañeros de aula y vecinos.
- Equipo docente: maestros que no mandan deberes.
- Diversidad: aprender del alumno distinto.
- Amigos: al final, una opinión que importa mucho
- Coste: públicas tan caras como las concertadas.
- Continuidad: el salto de primaria a ESO.
- Conflictos: ¿sabe la escuela plantar cara al acoso?
- Proyecto lingüístico: la enseñanza del inglés.
- Instalaciones: espacios bien iluminados.
- Extraescolares: Actividades en el mismo cole.
- Tecnologías: ¿Pueden llevar móvil a clase?
- Valores: de la religión al medio ambiente.
- Ampa: la voz de las familias.
- Reputación: estigmas que marcan.


Naturalmente, no encontraremos rastro alguno del aprendizaje, de la transmisión de conocimientos. “Si cree usted que la educación es cara, pruebe con la ignorancia”. La cita de Curtis Bok tomada muy en serio por la Administración ¡Vamos a probar con la ignorancia! ¡Y encima van a pagar por ella!

De entre tanto ítem destacaría tres especialmente significativos, especialmente graves:

"- Coste: públicas tan caras como las concertadas. Salvo para quienes tienen beca, lo habitual es que las familias tengan que pagar algo (muchas veces testimonial) para ayudar a sufragar los materiales usados en clase o para que el ampa pueda organizar actividades. El precio no tiene por qué ir relacionado a la titularidad del colegio: hay escuelas públicas, según denunció el Síndic de Greuges, que cobran más que algunas concertada."

Existe todavía un papel llamado “Constitución Española” que afirma categóricamente que la educación obligatoria (esto es, hasta los 16 años) debe ser gratuita. Da igual. Los medios de comunicación se encargan de dejar claro lo contrario: La educaciónb de tus hijos la vas a pagar de tu bolsillo (por mucho que denuncie el Síndic de Greuges).

"- Tecnologías: ¿Pueden llevar móvil a clase? Cada vez resulta menos extraño ver tabletas u ordenadores portátiles sobre los pupitres de los alumnos. Son, en definitiva, una herramienta de trabajo más. También lo son en algunos institutos los teléfonos móviles. Lejos de prohibirlos, hay centros que defienden que, si el alumno aprende a hacer un buen uso, puede usar su ‘smartphone’ en clase."

El terriblemente efecto que los móviles y redes sociales están teniendo en nuestros jóvenes y niños es la consecuencia directa de una Administración educativa que prefiere mirar para otro lado, que prefiere no molestar los intereses bastardos de las grandes empresas de telecomunicaciones. Que el uso de los móviles es algo totalmente pernicioso para nuestros jóvenes lo sabe todo el mundo excepto la casta de pedagogos al servicio de los políticos al servicio a su vez de los intereses bastardos y embrutecedores de las multinacionales. Se deben prohibir tajantemente los móviles en las escuelas, y esto sólo lo puede hacer una Administración fuerte. No es el caso español ni catalán.

"- Reputación: estigmas que marcan. Una condena por no haber sabido detectar un caso de 'bullying' o la presencia de un profesor pederasta pueden marcar (para mal) la reputación de un colegio. A veces, una escuela simplemente es rechazada por las familias porque tiene muchos inmigrantes. Entonces, la Administración suele intervenir para tratar de mejorar su imagen."

Esto viene a cuento porque el ayuntamiento de Barcelona ha amenazado con suprimir el concierto con las escuelas Maristas por haber ocultado durante años los casos de abusos sexuales cometidos por ciertos profesores de dicha escuela. Sólo un pacto JuntsxSi y PP podría evitar su cierre. No, la Administración no está para “mejorar la imagen” de nadie. Está para evitar que casos así se produzcan, y esto pasa por cancelar de forma tajante el concierto con cualquier escuela que “por imagen” oculte dichas conductas. Qué vergüenza ver a la Administración reducida a un papel de lavado de cara de escuelas concertadas con casos de abusos sexuales.

El diario Ara nos ofrece un artículo similar, aún más bochornoso si cabe, del que destacaría los siguientes párrafos:

'[...]PÚBLICA? CONCERTADA? És la gran pregunta que es fan molts pares. La Laura i el Marc no són l’excepció. Entre els tres centres que a priori els agraden més, dos de públics i un de concertat, es decanten pel concertat. Els motius? Perquè hi ha una nova direcció que ha impulsat el treball per projectes i perquè el coneixen bé, ja que el Marc hi va estudiar. La part negativa d’aquesta elecció és el cost: 300 euros al mes amb el menjador inclòs, més del doble que a la pública. Els experts mantenen que a l’hora de fer aquesta elecció els pares han de tenir clar què significa que un centre sigui públic, concertat o privat, o que sigui confessional o no, i ser conseqüents. “S’ha de ser coherent amb els principis i valors de cada família”, deixa clar Bautista. Buxarrais no està d’acord amb el “mite” que les concertades o privades ofereixen una millor educació. “Que sigui pública o concertada és només una qüestió legal. Actualment, en la majoria dels casos, el perfil dels grups de professors dels dos tipus de centre són molt similars. Pagar més, doncs, no vol dir necessàriament aprendre més”.[...]'

Lo dicho: La escuela concertada (privada) escupiendo el esqueleto de la escuela pública.
 

Y los consabidos elogios sobre “Escola Nova 21”:

[...]La pedagoga també és partidària d’apostar per centres innovadors, com els que agrupa el programa Escola Nova 21, impulsat per la Unesco, la Fundació Jaume Bofill, la UOC i l’Obra Social La Caixa.[...]

No. El programa Escola Nova 21 no está impulsado por la Unesco. En todo caso estará impulsado por la cosa “Unesco Catalunya” que es otro de los inventos del señorito Eduard Batllori, que se apropia con todo el descaro del mundo del nombre “Unesco” para algo que no tiene nada que ver con la Unesco, como él mismo reconoció sin pudor alguno en TV3:


 

En este pequeño fragmento de vídeo está todo explicado: La cuestión nacional, el reconocimiento internacional de una nueva nación. Patriotismo, un cierto tipo de patriotismo, pero patriotismo al fin y al cabo.

domingo, 12 de febrero de 2017

Ahora os entiendo, pero prescindid de esa palabra funesta


Además, lo mío es también un intento de salir un poco del simulacro. Sé que quizás detrás de los simulacros no hay nada, pero en ese caso creo que yo  prefiero la nada”. Así acaba Gonzalo Santos su libro “En las Escuelas”, en el que recoge de la forma más irreverente sus vivencias como profesor sustituto en diversos institutos de secundaria del extrarradio de Buenos Aires. Pocos son los libros sobre educación que compro y no me arrepiento de haber malgastado el dinero. Este es uno de ellos.

Lo mío también es un intento de salir del simulacro educativo ¿O intento entrar en él?. Pero no puedo aceptar la posibilidad de que no haya nada detrás. Algo habrá, digo yo. El horror vacui aristotélico: La naturaleza odia el vacío. Si generas un vacío en tu vida, a la naturaleza le entra el pánico y te lo llenará seguro con algo. Tu prueba y verás. Es espectacular.

La pregunta fundamental: Por qué cada vez somos más ignorantes y más incultos, sobretodo teniendo en cuenta el increíble desarrollo tecnológico que nos permite aprender tantísimo sin coste alguno. Yo el primero, que quede claro. Mi madre, que creció en plena posguerra en un minúsculo pueblo del norte de Guadalajara es proporcionalmente más culta que yo con mi licenciatura universitaria.

 La escuela de Bustares es una pequeña sala en un lateral de la iglesia, bajo el campanario.

Como en las series de televisión americanas, empieza todo con un crimen. En este caso un doble crimen. Los culpables todavía siguen libres.

El primer crimen: El proyecto Educat1x1 de la época de Maragall, la substitución de todos los libros de texto de todos los escolares catalanes por ordenadores portátiles, acabó en un estrepitoso fracaso. Aquel proyecto fue dinamitado por las empresas editoriales, que no estaban dispuestas a renunciar a su nauseabundo negocio de la venta de libros de texto. Exigían su parte del pastel del mercado cautivo de la educación. Pura mafia. (Link)

El segundo crimen: El currículum oficial de matemáticas de Catalunya. El documento que fija, enumera y detalla qué matemáticas enseñar, el documento que debería estar en la mesita de noche de todos los profesores y profesoras de matemáticas de Catalunya, que debería ser un ejemplo de claridad, orden y simplicidad, es el trozo de texto más horrible, indigesto e ilegible jamás imaginado por mente humana. El currículum de matemáticas de Catalunya es un crimen de lesa educación. (Link)

Dos crímenes que están relacionados: Cuanto más oscuro e incomprensible sea el currículum, mayor será la dependencia del profesorado hacia el libro de texto. Las editoriales del libro de texto sobreviven porque asumen la responsabilidad de las programaciones que supuestamente se ajustan a un currículum oficial delirante basado en competencias básicas.

Aquí no vale apelar al libro como objeto totémico sagrado de la cultura. La ignorancia y la incultura fomentan el consumismo y el consumismo genera dinero. No hay nada que genere menos PIB que un joven leyendo un libro. Afortunadamente para las empresas y desgraciadamente para nosotros cada día se ven menos jóvenes leyendo. Que sí, que vale, pero las empresas editoras de libros de texto no fomentan para nada este tipo de lector. No es de esto de lo que hablamos.

Cuando la Administración se debilita los intereses económicos empiezan a pudrir el sistema educativo. El caso más obsceno que he comentado en este blog tal vez sea el de la escuela pública La Llacuna de Barcelona, y los miles de euros que fueron a parar a la empresa de la madre de uno de los niños a cambio de parar las clases, apartar a los profesores y hacer “La semana del silencio”, y todo en los mismísimos morros de la Administración, que se congratulaba de lo “innovador” del caso. (Link) (Link)

Pero no es el único, ni mucho menos. Editoriales amenazando a las Administraciones (sí, repito, esto pasa, editoriales amenazando a las Administraciones, mafia pura, Link). Editoriales exigiendo la substitución de todos los libros de texto con el pretexto de una nueva ley educativa estatal por unos libros nuevos pero que en realidad contienen exactamente los mismos temas, los mismos párrafos, frase a frase que los libros anteriores. Todo a cargo de las familias. Todo por hacer caja. Esto lo denuncié yo en este blog (Link) , y parece que a nadie más le importa.

Pero ni aún así se entiende...

Somos más incultos porque nos quieren más incultos. Las clases populares son las más perjudicadas por la destrucción del sistema educativo público. Los ricos siempre podrán pagar todo tipo de actividades extraescolares educativas para sus hijos.

La guerra contra el aprendizaje (entendido en su única manera posible, es decir, como transmisión de conocimientos concretos y evaluables de un docente a un alumno) como manifestación de la lucha de clases. Llegamos inexorablemente a Gramsci. Hacer del neoliberalismo un pensamiento hegemónico también en las escuelas e institutos. Libertad para escoger la educación que queremos para nuestros hijos como elegimos en el supermercado entre doscientos tipos de yogures diferentes.  Hagamos competir las escuelas entre ellas. Hagamos que las escuelas compitan entre ellas en satisfacer las demandas caprichosas de unos padres y sus ridículos caprichos pequeñoburgueses (bilingüismo, coaching, educación emocional...)  (Link)

Pensamiento hegemónico: Hay que pagar por la educación. Las buenas escuelas, aunque sean públicas, son caras. Pagarás la educación de tu hijo igual que tendrás que pagarte tu pensión o tu sanidad. Como en la canción de Sabina, "...y cada vez más tú, y cada vez más yo, sin rastro de nosotros".

La entrada más visitada de este blog, con más de 37000 visitas, es "Corrupción política y Campana de Gauss. Ejemplo práctico en Badalona" (Link), en la que comento la utilización de la teoría de la probabilidad matemática para descubrir cinco opositores a la policía municipal de Badalona que claramente habían obtenido fraudulentamente las preguntas del examen gracias a sus contactos políticos. Toda la teoría de la estadística y la probabilidad está desterrada del bachillerato catalán desde hace muchísimos años. El conocimiento es poder, eliminemos pues el conocimiento.

Pero ni aún así se entiende...

En la última entrada expresaba mi repulsión hacia la oferta formativa para el profesorado en Catalunya. La oferta formativa para nosotros los profesores es tan penosa como la de nuestros alumnos: Coaching, educación emocional, mindfulmindness...

Un lector de este blog me expresó su malestar porque sólo hablo (y mal) de la educación catalana. En Madrid la educación es tan mala como en Catalunya, objetaba, y no lo digo.

Si no hablo de la educación española es porque la educación española no existe. No existe un sistema educativo español. Y la educación, en última instancia, es patriotismo. Los maestros catalanes jamás han inculcado en los alumnos el odio a España, como se dice. Basta con inculcar en los jóvenes un sano sentido patriótico hacia su tierra, hacia Catalunya. El patriotismo es amar tu tierra, y no puede haber nada malo en ello (si no eres español). La palabra patriotismo en Catalunya jamás se utiliza, porque a diferencia del nacionalismo no se escribe, sino que se vive, se siente, se comparte, no hace falta decir nada.

En España es una palabra maldita. El patriotismo, repito, es amar tu tierra, tu nación, y los españoles, al menos algunos españoles, fuimos despojados de este derecho. En España el patriotismo está prohibido, y sin él no se puede construir un sistema educativo nacional. España, en lo educativo, es decir en lo fundamental,  es una federación de naciones independientes desde hace muchísimos años. Catalunya es educativamente independiente desde hace mucho tiempo. Y esto no va a cambiar.

Insisto: No hay nada más noble que amar tu tierra, excepto para ciertos españoles.

Ahora sí se entiende...

Hace cien años Einstein pasó por Barcelona para dar unas conferencias sobre su teoría de la Relatividad. Nadie entendió ni una sola palabra. Apenas cuatro matemáticos del momento pudieron seguir con dignidad sus profundos pensamientos. Al acabar, un grupo de políticos de la Mancomunitat se dirigieron al ilustre físico para explicarle la situación política catalana, el conflicto con el estado español, el nacionalismo catalán. El físico, judío y alemán, se quedó horrorizado al escuchar las palabras socialismo y nacionalismo juntas. Tardaron un buen rato, pero al final los políticos catalanes (Einstein aprendiendo, esta anécdota es buenísima) consiguieron que Einstein entendiera la bondad del nacionalismo catalán:“Ahora comprendo y justifico vuestro paradójico socialismo nacionalista. ¡Pero esto no es nacionalismo de verdad! Si queréis mi consejo, prescindid de esta palabra funesta”.  (Link) (si conseguieron que lo entendiera Einstein, también conseguirán que lo entienda Merkel, digo yo)

A mí me pasa lo mismo. Ahora lo comprendo, pero para ello debemos hablar de patriotismo, la palabra prohibida, al menos para algunos españoles como yo. Romper el tabú, como en una novela negra.