domingo, 26 de febrero de 2017

God bless (North) America

En Argentina el curso escolar empezará en marzo con una huelga de profesores. En el siguiente debate televisivo del 21/2 podemos comprobar que aquí y allí se cuecen las mismas patatas en el potaje de la degradación imparable del sistema educativo público: Demandas sindicales y laborales, problemas de violencia, degradación de la figura del profesor y de toda la institución escolar en general.


Destacaría dos intervenciones:

Del bando "nuevoeducacionista",  el impresentable que justifica con total impunidad el "tizazo" del alumno al profesor. Si lo que explicas no le interesa al estudiante... ¡tizazo!

[13:05] "El problema más serio que tiene la escuela yo creo que es, independientemente de todos estos desbarajustes que fueron armados a lo largo de estos años empezaron con la ... de ...  y terminaron con ... en el despelote infernal, pasa por que el chico sabe que el 50% de la educación de un chico o más sale de la televisión, y la televisión es obviamente una cosa para el chico interesante, es una cosa apeteciente, escucha, ve, y un montón de las conductas y las cosas salen de la televisión, después el otro 50%  es una cosa muy poco interesante porque la escuela realmente la han convertido en una cosa muy poco interesante, donde la creatividad no es exaltada, donde todavía tenemos una escuela donde matemáticas es más importante que la danza. En el mundo se sabe que no tiene que ser más importante la matemática que la danza. Yo me acuerdo que cuando yo venía... había un profesor de zoología que se llamaba Vázquez, mi gran respeto por el viejito, que era un tipo que tenía la voz temblorosa, era el típico personaje para tirarle un tizazo, pero cuando él empezaba a hablar no volaba una mosca porque la clase que aquel tipo daba era maravillosa, no había forma de que alguien hable, y venía la señora de matemáticas, que era una vieja insoportable y ¡tizazo! Que quiero decir que lo que hay que buscar es que la escuela se convierta nuevamente en un lugar de interés para los chicos, y esto no está pasando..."

Y algo inaudito en España: Un político, Mario Barleta (Diputado nacional de la UCR),  reivindicando el carácter nacional del sistema educativo:

[19:14] "Yo creo que el tema de la crisis de la educación es evidente que estamos en un problema muy serio en nuestro país. A las inequidades sociales como bien planteabas vos se une una fuertísima inequidad y cuando se pregunta cuando la educación empezó a ir cada vez peor es cuando la ausencia de un proyecto nacional educativo a partir de la provincialización de la educación media ¿Por qué? Porque a la inequidad social entre una escuela y otra se agregó la inequidad depende de donde vos nazcas. Hay provincias que invierten 25000 pesos por alumno por año y otras provincias invierten 2500 por alumno por año. Es decir, depende de donde te toque nacer, tenés una inequidad enorme. No hay proyecto nacional educativo y nos va a costar muchísimo en este país, y ahí sí que tendría que haber una política de Estado, no tendríamos que tener diferencias entre los diferentes partidos políticos, reunirnos para encontrar la manera de poner en marcha un proyecto..."

Me parece que aquí en España hemos ido mucho más lejos que en Argentina en el proceso de descentralización educativa. De hecho, el sistema educativo español está totalmente descentralizado, y por lo tanto resulta ya del todo imposible pretender desarrollar ningún tipo de sistema educativo nacional.
Actualmente, después de tantísimos intentos fracasados de leyes educativas nacionales, hasta llegar al extremo de aprobar la última ley educativa nacional que nació ya muerta, el gobierno pretende impulsar un “pacto por la educación”. Y naturalmente, dicho “pacto por la educación” está siendo contrarrestado en Catalunya por el proyecto “ara és demà”, que consiste en lo siguiente: Cualquier cosa que se apruebe en España, en Catalunya haremos exactamente lo contrario. Y no nos faltarán pedagogos y gurús educativos patrióticos que justificarán cualquier cosa. Insisto: CUALQUIER COSA. Si hace falta, pondremos cañones de nieve en los patios de las escuelas para que nuestros niños catalanes jueguen con la nieve entre clase y clase, como sus hermanos de sangre los niños finlandeses.

Exactamente tal y como viene pasando en los últimos treinta años.

El único “pacto por la educación” español posible es aceptar la realidad: Que (al menos) Catalunya tiene un sistema educativo totalmente independiente del español. Que Catalunya, al menos en lo educativo, hace muchos años que es ya un Estado independiente. Cualquier otra cosa perder el tiempo.

Y el caso americano nos ofrece un modelo ideal para un “pacto por la educación” adecuado. La Constitución de los Estados Unidos especifica que el gobierno federal no tiene competencias educativas en los diferentes Estados de la Unión, es decir, que son los Estados y sólo los Estados los que tienen la absoluta soberanía para decidir qué y cómo aprenden sus niños y jóvenes.  Esto fue una exigencia de los “padres fundadores” de la Unión para evitar que ningún hipotético gobierno federal tiránico pudiera imponen su ideología en los diferentes Estados a través de las escuelas. Otra cosa es que el gobierno Federal pueda aconsejar, orientar (y ofrecer golosas ayudas económicas) a los diferentes Estados miembros para mejorar el nivel educativo nacional, como por ejemplo con el proyecto “Common Core” de Obama. Pero siempre de forma voluntaria.

No existe alternativa posible. En España llevamos dos siglos con el patriotismo clavado en la garganta. Desde el “dos de mayo” llevamos intentando construir la nación española moderna y su correspondiente sistema educativo nacional. Y no hemos podido, ni por las buenas ni por las malas. Entramos de lleno en el siglo XXI con la ingrata tarea de aceptar que no podemos (ni podremos nunca) disponer de un sistema educativo nacional. El modelo yanki es nuestro futuro, God bless (North) America.


No hay comentarios:

Publicar un comentario