jueves, 27 de agosto de 2015

Rigau pide una revolución pedagógica en la ESO (Primera parte: Los libros de texto)

La injusticia del negocio editorial de los libros de texto es algo que, como profesor de la escuela pública, me indigna hasta lo más profundo del alma.

El Periódico de Catalunya del dia 26 de agosto nos ofrece en portada el siguiente titular:

Rigau pide una revolución pedagógica en la ESO


que en páginas interiores se ha suavizado en el siguiente titular

Rigau impulsa la renovación pedagógica para la ESO

(de la página 1 a la 24 la Sra. Rigau pasa de pedir a impulsar, y lo que era una revolución ahora es una renovación, tal vez en la página 50 la noticia seria que Rigau se apunta a pilates...)

http://www.elperiodico.com/es/noticias/sociedad/rigau-impulsa-renovacion-pedagogica-para-eso-4456215

Y recoge la siguiente sentencia de la consellera de enseñanza de Catalunya:

«Los nombres de las asignaturas son casi los mismos y apenas cambian los horarios y los temarios. Lo realmente nuevo en este decreto es el cambio de modelo metodológico que plantea», explicó ayer la consellera Rigau. Las nuevas prácticas docentes que en Catalunya ya aplican un puñado de centros de secundaria (públicos y privados) son el eje de la nueva normativa, «que se rige por el principio competencial que recomienda la OCDE», subrayó. «Es un modelo propio, que los profesores pueden aplicar a partir de materiales que tienen disponibles en la página web del departamento», indicó.

Pensemos en la última frase, que alude a los materiales didácticos. Pues es de cajón que toda revolución (o renovación) pedagógica ha de estar fuertemente ligada a unos materiales didácticos (revolucionarios o renovadores). Y la Sra. Consellera apela, como no podría ser de otra manera, a la utilización por parte del profesorado de unos materiales públicos "que tienen disponibles en la página web del departamento", sin la más mínima referencia a los libros de texto que producen las editoriales, pues cuando se trata de innovación pedagógica nadie duda de que los libros de texto de las editoriales son unos productos sin el más mínimo valor.

Cada vez que se habla de innovación pedagógica se llama a la creación y utilización de materiales didácticos colaborativos, y la página web del departamento de Enseñanza como el lugar propio para contener, organizar y ofrecer estos materiales al profesorado, y somos muchos los profesores que creemos en este modelo.

Pero estas estupendas declaraciones de principios educativos se realizan ahora, a finales de Agosto y principos de Setiembre, MESES DESPUÉS DE QUE (A LO LARGO DEL MES DE MAYO) SE HAYAN REALIZADO LOS GRANDES PEDIDOS DE LIBROS DE TEXTO A LAS EDITORIALES.

Es absurdo. Es como si una familia decide en septiembre hacer una casa en madera ecológica... Después de haber comprado en mayo los ladrillos y el cemento para hacerla.

Si todos los millones de euros que las famílias se gastan en libros de texto fueran dinero público recaudados de sus impuestos, estaríamos ante un caso de malversación de fondos públicos de una gravedad extrema. Y sin embargo es algo que se repite año tras año.

Las empresas editoriales se atreven incluso a AMENAZAR a las autoridades educativas para exigir la compra de libros de texto nuevos con la nueva ley educativa:

http://toomatesbloc.blogspot.com.es/2015/06/soberania-y-independencia-educativa-y.html

para acabar produciendo, en el colmo de la desfachatez, unos "nuevos" libros de texto tienen los MISMOS TEMAS, CON LOS MISMOS APARTADOS Y LAS MISMAS EXPLICACIONES QUE LOS ANTIGUOS, como denuncié en este mismo blog con el "nuevo" libro de matemáticas de la editorial Santillana, la principal empresa editora de libros de texto en España:

http://toomatesbloc.blogspot.com.es/2015/05/nuevos-libros-de-matematicas-y-la.html

(eso sí, cambiando uno por uno todos los enunciados de los ejercicios para que sea imposible su utilización en clase, en esto sí que los chicos de Santillana han sido exhaustivos y sistemáticos: No han dejado ni uno igual, (qué triste tener que ganase el jornal así, "compañeros" de Santillana)

Os dejo con un link a un artículo sobre "el maloliente negocio de los libros de texto"

http://www.vocesdepradillo.org/content/el-maloliente-negocio-de-los-libros-de-texto

En el futuro los estudiosos analizarán este momento histórico actual y se preguntarán asombrados cómo es posible que, con la increíble potencia tecnológica que disponemos para compartir el conocimiento a coste zero, se mantengan estas losas-costras-rémoras comerciales que son los libros de texto.

Acabo con un recorta-y-pega de la web

http://www.elotropais.com/index.php?option=com_content&task=view&id=271&Itemid=69


donde se cuenta como empezó Santilla con el negocio de los libros de texto. No tiene desperdicio:

[...]Fue en el año 1970 cuando Santillana, de Polanco y sus socios, experimentó un espectacular crecimiento a raíz de la puesta en polanco.jpgmarcha de la Ley General de Educación y Funcionamiento de la Reforma Educativa, que había sido elaborada por el nuevo ministro de Educación, José Luis Villar Palasí, ligado al Opus Dei y promocionado al cargo tras la crisis ministerial desencadenada por el caso Matesa en 1968. Se trataba de una reforma educativa planificada desde arriba por el segundo cargo del Ministerio, primero como secretario general y segundo como subsecretario: Ricardo Díez Hochleitner, también miembro del Opus Dei y antiguo compañero de estudios de Polanco en la Facultad de Derecho, con el que había seguido relacionándose. En el Ministerio, Díez Hochleitner era además el responsable de establecer los puntos por los que se iban a regir los nuevos textos escolares adecuados a la reforma en curso. Y luego se supo que Polanco dispuso muy por adelantado de los programas educativos que se iban a imponer en la enseñanza media, porque había intensificado su amistad personal con el subsecretario de Educación. De vez en cuando se encontraban en una tertulia, y un buen día, a mediados de 1969, parece ser que Polanco obtuvo confidencialmente la lista de los nuevos textos, cuya autenticidad fue refrendada luego por el Ministerio. Y con esa información privilegiada, se lanzó a la redacción e impresión masiva de nuevos manuales, adelantándose considerablemente al resto de las editoriales. Polanco contrató a diez universitarios que estaban a punto de terminar sus respectivas carreras y los puso a «fabricar» los nuevos libros de texto, a pesar de que los programas no habían sido oficialmente aprobados ni se habían publicado. Parece ser que la editorial Anaya también se benefició, al menos parcialmente, de esa información privilegiada, aunque obtenida por otras vías del Ministerio. Por un módico sueldo de 8.000 pesetas mensuales, que poco después se incrementaría hasta las 12.000 pesetas, el grupo de universitarios elaboraba un libro cada treinta días bajo las directrices supuestamente facilitadas por Díez Hochleitner. La impresión y edición final de los textos corrió a cargo de un entonces desconocido licenciado en Pedagogía, Emiliano Martínez, que llevó a cabo una excelente labor. En justa recompensa, Martínez sería más tarde nombrado presidente de la división A del grupo Timón, consorcio creado en 1972 y dedicado a la difusión de libros en todas sus variantes.[...]

[...]  La nueva Ley General de Educación fue aprobada por las Cortes franquistas el 28 de julio de 1970, y publicada por el BOE meses después, el 28 de agosto. Ocho días más tarde, el 3 de septiembre, apareció en el BOE el reglamento que la desarrollaba a fin de que el día 15 pudiese ponerse en marcha su aplicación. A excepción de Santillana, y en menor proporción de Anaya, las editoriales españolas, que acababan de conocer la nueva ley, no disponían materialmente de tiempo para preparar los nuevos manuales, por lo que no pudieron competir en la difusión de los mismos, teniendo en cuenta que tenían que empezar a utilizarse a comienzos del curso académico de 1970-1971.[...]

Se ve que esto de presentar los nuevos currículos a finales de agosto viene de lejos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada