domingo, 29 de enero de 2017

Merlí. La "nueva educación" catalana da asco.

Algunas personas bienintencionadas consideran que mi blog no aporta nada al “debate educativo”.  Que hay mucho odio.Todavía no saben que no existe ningún debate educativo. No saben todavía que la post-verdad (lo que algunos llaman “Fascismo 3.0” Link ) hace tiempo que ganó  la guerra de la modernidad. Debemos aceptar nuestra derrota. Y al derrotado sólo le queda el odio. La post-verdad exige una post-educación (llamada también “nueva educación”), y una post-educación exige un post-profesorado, un nuevo modelo de docente. Y a los derrotados sólo nos queda poner cortinas en las ventanas barradas del campo de concentración. Ponernos cresta de punki. Mantener un blog mientras nos dejen. Echar unas risas con nuestros compañeros del gulag.

En España el modelo de post-profesor es César Bona, y en Catalunya se llama “Merlí”.

Los dos visten camisa azul arremangada y los dos tienen la irritante costumbre de poner los zapatos encima de la mesa. Los dos son super modernos y supermolones. Que uno de los dos sea un maestro “real” y que el otro sea un personaje de ficción no tiene la menor importancia en el contexto de la “post-verdad” triunfante. La ficción o la realidad son un hecho, y los hechos ya no importan en absoluto. Sólo importa la capacidad de bombardear despiadadamente el corazón de los jóvenes con mensajes emocionales.

Merlí es un personaje de ficción, es el profesor de filosofía de un instituto público catalán dentro de la serie homónima de TV3, la televisión pública de Catalunya. Pero al mismo tiempo Merlí es real, porque parece real. Y en “post-verdad” lo que parece real es real. Merlí es el modelo catalán para el nuevo profesor, para la "nueva educación".

Tengo que reconocer que no he visto ni un solo capítulo de esta serie. Y mira que en casa nos gustan las series de TV. Ahora estamos enganchadísimos a “Trapped”, la serie de misterio policial nórdica que BBC Four emitió con enorme éxito en versión original con subtítulos en inglés. Os recomiendo que tiréis de torrent y disfrutéis de "Trapped".

Pero el otro día cayó en mis manos el libro oficial de la serie "´Merli". Y más allá de ser un libro de filosofía pensado para el público juvenil, el libro es una guía perfecta de cómo será la “nueva educación” catalana. En todos sus niveles: Cómo debe ser una asignatura (en este caso la filosofía), cómo debe ser un profesor catalán (Merlí, el protagonista, un profe de filo atípico y molón), y como debe ser la relación entre profesores y alumnos, y los valores y principios se deben transmitir en los institutos. Está TODO. Este libro debería ser lectura obligatoria en todas las facultades de pedagogía y educación catalanas. Ya lo tiene dicho  nuestro amado líder, el señorito Eduard Vallory: “Barcelona hace 100 años fue la capital internacional del cambio educativo y celebramos que quiera volver a serlo”.

Veamos en qué consiste el cambio.

Merlí, filosofía y merliniades que et faran trempar”. En catalán, el verbo “temprar” tiene un doble significado intelectual-sexual, trempar-se es excitarse, es motivarse, es emocionarse, pero también es tener una erección, es que se te ponga dura. En la traducción castellana del título, (“Merlí, filosofía y merlinadas que te harán flipar”) se pierde esta doble connotación, todo esto se reduce a un vulgar “flipar” (del inglés “to flip”, como en “flipclass”).

Esto se intenta corregir en una de las actividades "pinta y colorea" que propone el libro: “Acoloreix el graffiti” (“Colorea el grafiti”)


En la versión en catalán vemos nuevamente el mensaje  “Merlí, ens fots trempar!” , que en la versión en español se traduce  por “Merlí, ¡nos haces empalmar!", pero para los lectores castellanos “empalmar” no tiene connotaciones intelectuales.

Tal vez os sorprendan los extraños simbolismos mironianos que aparecen en un libro de filosofía para jóvenes... Eso es porque no estamos a la altura de la “nueva educación”, la educación del siglo XXI. Os pasa como a mí,, que no somos suficientemente modernos. La televisión pública catalana, con series y libros como este, con nuestros impuestos, ejerce una inestimable labor educativa. Nos deja muy claro como será la “nueva educación” catalana: Va a ser la polla.

Hay que remarcar que no aparece en el libro la más mínima indicación sobre la franja de edad adecuada para los lectores de este libro (los intereses comerciales están por encima de todo). Pero lleva el sello de calidad de “TV3”, la televisión pública catalana, así que los padres pueden comprar este libro de filosofía para sus hijos de cualquier edad, con absoluta tranquilidad. Es un libro lleno de sabios consejos y amenas actividades filosóficas para nuestros jóvenes de cualquier edad.

Sexo y relaciones afectivas.

El sexo y las relaciones afectivas son fundamentales en “post-verdad”, porque proporcionan las emociones más fuertes. Y este libro (aparte de dar mucho asco) es una impresionante guía sexual-sentimental para nuestros jóvenes. El sexo reducido a un objeto de consumo.

Gerardo y Bruno reaccionan de formas totalmente opuestas al hecho de que sus padres estén liados. Gerardo no puede soportarlo y se escapa de casa, mientras que a Bruno no le importa nada.
¿Con la madre de qué amigo te gustaría que se enrollara tu padre?
¿Te imaginas a tu madre follando con el padre de una amiga?
Prueba combinaciones y reirás. Piensa que la realidad supera la ficción...


Muchos de los profesores actuales recelan de la “nueva educación” porque desconfían de la ruptura de las barreras tradicionales entre profesor y alumno que esta supone. Este libro disipa toda duda: La sexualidad del profesorado (y su efecto en las notas) es algo que está perfectamente integrado en la relación con los alumnos.
 Yo creo que Eugeni [un profesor] no folla. Lo digo en serio: Si follara nos aprobaría a todos. ¿Cuales de tus profes crees que tienen una vida sexual que da pena?

También las relaciones sentimentales entre el profesorado están perfectamente integradas en la vida estudiantil de la "nueva educación":
Para cortar con ella, Merlí [el profesor] dice a Laia, la profe de inglés, que se ha hecho la vasectomía... ¡No se lo cree ni él!

En el libro encontramos una sexualidad “para chicos” y una sexualidad “para chicas” claramente diferenciada.

La sexualidad para chicos:
 Marc: Tu vas a una tía y le dices: “Pinto tus años con la belleza de tus días...” ¡Y te la follas!

Merlí [El profesor]: ¿Sabes qué tendrías que hacer, Joan [Alumno]? Estrenarte, follar, echar un polvo.

Hay que remarcar que la sociedad catalana es conservadora. No se entendería este mismo consejo del profesor si el alumno fuera una chica: “¿Sabes lo que deberías hacer, Laia? Estrenarte, follar, echar un polvo” sería inaceptable.

Y una sexualidad y afectividad para chicas:

Después de pelearse con Pol, Bruno dice a Tania que es ¡¡¡una puta gorda que no para de taladrar!!! Y después, claro, se arrepiente porque se ha pasado mucho... ¿Te ha pasado alguna vez algo similar?

La Berta hace a Tania la putada de enrollarse con el Marc delante de sus morros. Has hecho algo similar a un amigo/amiga? ¿Cuál es tu parte cabroncita?

El futuro. Los valores éticos.

El futuro de nuestros jóvenes se trabaja profundamente en este libro con los sabios consejos de este profesor de filosofía, que son los valores y orientaciones que debe transmitir todo profesor de la “nueva educación”. Una sociedad de fuertes y débiles.

Lamentablemente, hacerse amigo del popular de la clase te abrirá puertas para el día que vuelvas a plantar el culo en el instituto [¿como profesor?]. Me sabe mal pero te tienes que hacer amigo del chulo creído para que la gente te tenga en cuenta. La vida es así de grotesca. Es así de triste... En cualquier lugar donde haya mucha gente siempre habrá clases: los populares, los nerds, los empollones, los que están buenos, los frikis, los que dan miedo... ¿Sabes hacer una clasificación de todos los especímenes que tenéis en el instituto?

El sistema os quiere aquí [el instituto] encerrados para que el día de mañana seáis productivos. Algunos, los que tengáis suerte, trabajareis en aquello que os gusta. Pero la mayoría, mientras trabajáis, contareis los días que faltan para que comiencen las vacaciones. ¿A qué te quieres dedicar cuando seas mayor y que hará que te olvides de rayar los días en el calendario como si fuera una condena?

 Nosotros sufrimos las consecuencias del enriquecimiento de unos cuantos hijos de puta, y en lugar de pedirles explicaciones, nos convertimos en hermanitas de la caridad. ¿Por qué cojones tenemos que cumplir nosotros la penitencia que tienen que pagar los desgraciados que han provocado todo esto? Después de estas palabras tan cañeras de Merlí, ¿Colaborarías en causas benéficas?

Estructura educativa.

La “Nueva educación” exigirá una renovación total de la estructura educativa. Todas las escuelas se convertirán en concertadas, es decir, privatizadas, se promoverá la libre elección de centro por "tipología", se eliminarán los exámenes, las asignaturas, y sobre todo, la cultura del esfuerzo. Y todos los profesores trabajaremos para Eduard Vallory. En Catalunya se está haciendo un impresionante trabajo en este sentido, con iniciativas como “Escola Nova 21”. Todo esto aparece en este libro, en un lenguaje claro y directo para nuestros jóvenes:

No a los exámenes:
Bruno y Pol consiguen (es una forma suave de decirlo) el examen de catalán y estudian para sacar un 10. Sí, de acuerdo, tener el examen es una gran ventaja pero... ¿de verdad crees que los exámenes son la mejor manera de evaluar los conocimientos? ¿Si piensas que no, como lo harías si fueras profesor?

No a las asignaturas:
Podéis usar el temario para limpiaros el culo. ¿Con qué papel superimportante (Historia, Mates, Religión, Filosofía) te limpiarías el culo con muchas ganas? Nadie te mira, puedes ser sincero.

Sí a la escuela concertada, y sí a la elección libre de centro:

Marca con una X a qué tipo de instituto NO quisieras ir nunca:
Una escuela privada religiosa (del rollo Esclaves de Jesús, A cor de Maria) que separara niños y niñas.
Un instituto público de barrio
Una escuela concertada donde cada alumno trabaja con un ipad en clase.
Un instituto público pero con familias pijas. O sea, el insti más cool de tu ciudad.
Una pequeña escuela de pueblo, rodeada de naturaleza.



Gerard [Alumno]: Ya era hora que hiciéramos una salida, nunca hacemos nada.
Merlí [Profesor]: Haber pedido a tu madre que te llevara a una escuela concertada, que hacen colonias, excursiones, viajes de fin de curso... Más que nada para justificar el precio.


No a la cultura del esfuerzo:

 Querer no es poder. No te creas esta frase de Disney... Por mucho que quieras, si no estás capacitado para hacer una cosa no la podrás hacer.


¿Valoramos más las cosas porque nos han supuesto un esfuerzo? ¿Qué prefieres, una moto gratis en la puerta de casa o conseguirla trabajando tres años vendiendo hamburguesas? ¿Qué prefieres, el camino del esfuerzo o la vía rápida? ¿Esto te hace mejor o peor persona? 

Decía Pasolini que no se puede crear nada sobre el odio. Sin duda Pasolini no era un profesor catalán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada