domingo, 22 de febrero de 2015

Más bofetadas, sí, pero bien dadas

La enseñanza-aprendizaje de las matemáticas está en guerra desde hace mucho tiempo. Una guerra entre contenidos y didáctica. Esto puede parecer absurdo, pues es inverosímil pensar que exista conflicto entre contenidos (lo que se enseña) y la didáctica (cómo se enseñan estos mismos contenidos), las dos caras de una misma moneda.


Además es una guerra de trincheras, en la que cada uno de los bandos ignora al contrario. Unos reivindican que las matemáticas tienen contenidos, que hay que saber, despreciando a los didácticos. Los otros reivindican unas matemáticas sin contenidos, reduciéndolas a meras competencias y "sentido común".

Internet es un espacio en el que los contenidos triunfan. Es realmente fabulosa la cantidad de iniciativas que aparecen cada día para ayudar a la enseñanza y aprendizaje de contenidos matemáticos

Khan Academy en USA,

Math2Me en México,

Unicoos en España

SesaMath en Francia...

sólo son algunos ejemplos de plataformas para aprender más y mejor los contenidos matemáticos, experimentando con las fantásticas posibilidades de los vídeos, ejercicios interactivos, redes sociales de ayuda entre estudiantes... Y tantos y tantos blogs y webs de matemáticas.

Estas plataformas normalmente no aparecen en los medios de comunicación tradicionales (televisión, prensa, radio) a menos que detrás exista una iniciativa comercial-empresarial (las aborrecibles  iniciativas que pretenden condicionar el acceso a los materiales didácticos sólo a los que puedan pagar unas carísimas licencias de uso).

Mientras tanto el sector de la didáctica tiene un acceso privilegiado a los medios de comunicación tradicionales, como por ejemplo la prensa.

Explico todo esto porque sólo dentro de este contexto se entiende un artículo tan bochornoso como el aparecido en La Vanguardia el 5/2/2015


Más matemáticas sí, pero bien dadas

El artículo viene a decir que:

1. Los alumnos catalanes obtienen unos resultados muy bajos en geometría.
2. La Generalitat de Catalunya añadirá más horas de matemáticas el curso que viene.
3. Pero todo esto será inutil porque nosotros los profesores “no damos bien” las clases.

Todo esto, obviamente, siempre bajo el punto de vista didáctico-pedagógico, en particular el de Anton Aubanell, el máximo gurú de la didáctica de las matemáticas en Catalunya.

Sólo en un contexto de guerra, en el que todo vale, se pueden decir las cosas que se dicen en este artículo, en el que cualquier persona que lo lea pensará que los profesores de matemáticas catalanes somos poco menos que torturadores de alumnos.

Y, cómo no, sigue letra a letra el discurso teológico-didáctico:

Su primer mandamiento: “Culparás al profesor por encima de todas las cosas”

[...]Pero si el profesor sigue explicando de forma mecánica durante un número mayor de horas, si no capta el interés de los alumnos o no se hace entender, más horas de matemáticas pueden convertirse en más horas de “suplicio”[...]

Su santo dogma grial de la aplicabilidad “Las matemáticas se aprenden más y mejor cuanto más se estudian... otras cosas”

[...]Poner ejemplos prácticos conectados con la realidad; “geometrizar” otras partes de las matemáticas y cambiar el contexto de los ejercicios. “Utilicemos las matemáticas en ciencias sociales o música”, anima[...]

Incluso parece que los profesores catalanes no conozcamos ni la existencia de Geogebra

[...] El programa Geogebra, que mezcla geometría y álgebra, permitiría esta intersección de disciplinas que reivindica este profesor para impulsar el nivel de matemáticas[...]

Una situación tan deplorable como la que se expone en este artículo y tantos otros implicaría una rotunda auditoria de calidad de todo el sistema educativo y la fulminante destitución de sus máximos responsables por incompetentes, que (ops!) son los mismos que los escriben. Sin embargo, como ya dije al principio, estamos en una guerra de trincheras en la que un bando ignora por completo al otro.

Está claro que la guerra de las matemáticas ha permitido vivir muy cómodamente a algunos gurús de la didáctica, que los contenidos se aprenden cada día más y mejor por internet sin las ataduras y presiones de los currículums... y que a los profesores nos queda (ay!) ... sobrevivir de mala manera entre trincheras, en la tierra de nadie, recibiendo bofetadas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada