domingo, 25 de mayo de 2014

Quo Vadis Matemática

El curso va acabando y por nuestro departamento no ha pasado ningún comercial de editorial a ofrecernos ningún libro de texto. ¡Bien!  ¿Tal vez las editoriales no tienen ninguna novedad, ninguna nueva idea de cómo mejorar en el aprendizaje de las matemáticas? ¿O tal vez estamos ante el final de esta bizarra forma de distribución de libros mediante la visita de comerciales a los institutos?

El único comercial que ha aparecido por nuestro departamento nos ha dejado una muestra de cuadernos de actividades de matemáticas con el único objetivo de mejorar los resultados en las pruebas de Evaluación diagnóstica y las pruebas PISA.


 Nadie engaña a nadie, la portada lo dice bien claro:



Cuatro cuadernos, de primero a cuarto de ESO que sólo contienen exámenes, exámenes y más exámenes, preguntas y más preguntas de respuesta rápida, numérica o "tipo test" para su corrección automática por parte del propio alumno o del profesor. Nunca había visto nada más triste, nada menos motivador,  cuadernos sin índice, sin estructura, sin vida, sin alma. Mientras, Internet es actualmente un hervidero de ideas y propuestas llenas de color y totalmente gratuitas. ¿Hasta cuando seguiremos subvencionando con el dinero de los padres estos productos decimonónicos? 

No podemos echar las culpas a las editoriales. Sólo son negocios que miran por sus intereses económicos a corto plazo, detectan un nicho de mercado (profesorado agobiado por mejorar en las clasificaciones de las pruebas de final de etapa) y ofrecen un producto. Aquí la corte de expertos educativos universitarios no se pronuncia. ¿Qué opinan los gurús de la didáctica sobre estos "productos" editoriales? No contestan, están muy ocupados buscando en qué piedra esconder su desvergüenza, esclavos de su propia verborrea retórica en la que no cabe nada más que culpabilizar al profesorado.

Conocimiento, cultura, aprendizaje, son conceptos que hay que dejar colgados en la percha antes de entrar en clase cuando lo único que importa es mejorar en la clasificación de resultados en unas pruebas estandarizadas y estandarizantes. Qué futuro más gris nos espera por este camino.

En Internet podemos encontrar iniciativas como Badass (algo así como Profesores Cabreados, nacida en EEUU, donde el superar o no una prueba de evalución diagnóstica puede significar el cierre de una escuela) que defienden una experiencia docente fuera del dictado de las pruebas estandarizadas de evalución 









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada