miércoles, 14 de mayo de 2014

Pequeñas comunidades donde dos y dos no sean cuatro

El diario La Vanguardia del lunes 12/5/2014 nos ofrece un nuevo ejemplo de disparate para mayor gloria de la pseudociencia de la Educación y la didáctica. Como siempre, todo se reduce al iluminado experto en educación que baja de los cielos universitarios a decirnos a nosotros, pobres profesores de secundaria y primaria, que no tenemos ni idea de dar clase de matemáticas.




En este caso el disparate llega al delirio cuando este “experto” en educación matemática afirma que “Es necesario que el alumno dialogue consigo mismo y con sus compañeros creando pequeñas comunidades de aprendizaje, donde dos más dos es mayor que cuatro.

Afortunadamente hemos de suponer que semejante disparate es fruto de la diarrea intelectual propia de esta pseudociencia de la Educación y la didáctica, en la que puedes decir una cosa, la contraria y el mayor de las estupideces y quedar igual de bien. Suponer lo contrario, nos llevaría al mundo de Orwell y 1984, “La Libertad significa libertad para decir que dos más dos son cuatro. Si eso se admite, todo lo demás se da por añadidura” escribía Winston en su diario...


Afirma este iluminado que “Tenemos que volver a los orígenes, cuando la matemática resolvía problemas concretos de la vida diaria y nos ayudaba en nuestro quehacer”. Oh, sí. Y el arte, en sus orígenes, era pintar en la pared de una cueva con un palo untado en mierda. ¿Y qué? ¿Acaso hemos de volver a las cavernas para reducir el nivel de fracaso escolar? ¿Acaso se resolvería si lo hiciéramos?

Y sigue en su delirio: “Recordemos que la palabra cálculo quiere decir “piedra”, y las piedras fueron las primeras calculadoras que utilizaron nuestros antepasados.”. Oh! Sí, y los primeros coches se movían con los pies, que yo también he visto los Picapiedra. No se pueden decir más tonterías por pulgada de papel.


El remate, después de la obligada apelación a la vía power-flower de la matemática recreativa, llega cuando sentencia: “Nuestros alumnos tienen que comprender lo que enseñan para enseñar a comprender”.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada