domingo, 30 de octubre de 2016

Crónica de la degradación educativa: "La semana en silencio"

El imparable proceso de independencia política de Catalunya va acompañado por un no menos imparable proceso de degradación y desmantelamiento de su sistema educativo. Y esta terrible contradicción tiene nombre propio: “Escola Nova 21”.

Cuando una administración pública regional como es la catalana pretende por un lado asumir la inmensa responsabilidad de convertirse en gobierno estatal independiente,  pero al mismo tiempo se declara incapaz de asumir la dirección de la educación de sus ciudadanos, eso se llama “Escola Nova 21”.

Cuando los buitres y tiburones del businnes empresarial salivan ante una Administración pública débil, vulnerable, (al olor del dinero público, es decir, de nuestro dinero), y por la puerta de atrás de las influencias políticas se van adueñando del sistema educativo público, eso se llama “Escola Nova 21”.

Cuando los pequeños ratoncitos empresariales del negocio new-age de la espiritualidad infantil ven vía libre para entrar en las aulas, eso se llama “Escola Nova 21”.

Y todo pasa delante de nuestros ojos. Por ejemplo, ayer mismo en el diario Ara, el cronómetro oficial del independentismo catalán, encontramos una noticia realmente impactante:

Una escuela del Poblenou busca dinero para hacer una semana en silencio. Pararán las clases en todos los cursos y harán actividades relacionadas.

Podéis leer el artículo en catalán en la web http://www.ara.cat/societat/escola-Poblenou-diners-setmana-silenci_0_1677432323.html

o en una traducción mía al castellano al final de este artículo.

Aparentemente es una iniciativa loable. El silencio podría ser el elemento común entre la “nueva pedagogía” y la pedagogía tradicional. El silencio es necesario para aprender, independientemente de qué o cómo se aprenda.

Naturalmente, un maestro “tradicional” objetará que el silencio debería ser una condición previa, que a la escuela se va a hacer cosas en silencio, que si estar en silencio es bueno en sí mismo, nadie lo discute, mejor será “hacer algo en silencio”: leer un texto en silencio, hacer un dibujo en silencio, pensar una poesía en silencio, pensar un problema de matemáticas en silencio, escuchar atentamente y en silencio a un experto el discurso de un experto en una materia...

¿Cuándo perdimos el silencio en las aulas? Lo cierto es que existe demasiado ruido en las aulas, que la señora Ester Rovira, la promotora de esta actividad, y madre de un alumno del centro, (aparentemente) tiene toda la razón del mundo; “[...]Cuando hace dos años Rovira fue a comer un día a la escuela de su hijo quedó impactada por la cantidad de ruido que había. ‘Entonces me di cuenta que hacía falta organizar una actividad relacionada con el silencio para que se dieran cuenta de la importancia que tiene’[...]”.

Hasta aquí creo que todo el mundo estaría de acuerdo, estaríamos ante una loable iniciativa. Pero tiene un pequeño inconveniente en una sola cosa: Que es mentira, es todo una puñetera mentira de punta a punta. No se trata de reivindicar el silencio, sino de reivindicar el “no hacer nada”, la contemplación, la relajación espiritual, estar una semana entera sin hacer nada, y se pretende imponer esta experiencia a toda una escuela pública durante toda una semana.

No hay nada que objetar a las vías espirituales o religiosas en sus más variadas formas (yoga, tai-chí, budismo, ganchillo...), pero forman parte de la esfera íntima de la persona, y deben desarrollarse en casa, en familia. No en la escuela, mucho menos en una escuela pública.

Todas las religiones del mundo, absolutamente todas, incorporan dinámicas de meditación y contemplación. Descargar la conciencia del pensamiento verbal opresivo, mediante actividades no verbales, repetitivas... Aquellas abuelas repitiendo una y otra vez el Rosario “Diostesalvemariallenaeresdegraciaelseñorescontigo...”, o el dibujo de un Mandala, con sus formas circulares, o simplemente el sentarse en la arena de una playa en otoño a contemplar el horizonte. Pero todo esto, repito, pertenece a la esfera familiar, no a la esfera escolar. A la escuela no se va a “no hacer nada”, para “no hacer nada” uno se queda en casa, y desde luego no se va a estar una semana entera “sin hacer nada”.

Otro elemento sospechoso en este artículo es el dinero. Porque no hay nada más barato que el silencio, no hay nada más económico que no hacer nada. Y resulta que los impulsores de esta iniciativa necesitan la friolera de 24.000 euros para su “semana en silencio”. Dinero, dinero, dinero, nuestros abuelos nos enseñaron a sospechar de quien pide dinero. Piensa mal y acertarás, nos decían.

Porque resulta que la señora Ester Rovira, esa madre que un día fue a comer al colegio y se quedó impactada por la cantidad de ruido que había, en realidad está al mando de una empresa llamada “DadáBarcelona” dedicada a las actividades lúdico-espirituales extraescolares. ¿Adivinan a dónde irán a parar los 24000 euros? ¿Porqué el artículo no menciona este hecho?

No hay nada que objetar, naturalmente, a desarrollar una iniciativa empresarial de experiencias espirituales y ofrecer a los padres actividades extraescolares para sus hijos de meditación, de relajación o de cualquier otro tipo. Pero, repito, en el ámbito extraescolar, no en la escuela.

Porque estamos ante la promoción dentro e una escuela pública, y durante una semana entera, de un producto comercial. Es el asalto e invasión de una escuela pública, la paralización durante una semana entera el desarrollo de las clases, el apartar a los profesores y sustituirlos por “27 profesionales externos de fuera del centro de primer nivel”. ¿”Profesionales” de qué? ¿”de primer nivel” de qué? ¿Qué autoridad los selecciona o les autoriza a sustituir al profesorado del centro durante una semana entera? Y todo para mayor gloria de una empresa privada “DadáBarcelona” y a un coste desorbitado. ¿Realmente las 482 familias están de acuerdo en paralizar las clases durante una semana para la promoción de las actividades comerciales de una empresa privada de una de las madres?

Y todo esto delante de las mismísimas narices de la Administración, complacidamente adormecida ante cualquier cosa que suene o huela a “innovador” como un chino en un fumadero de opio. Y una prensa deleznable en proceso de acelerado desmantelamiento que se limita a ser vocero de cualquier cosa que parezca “rompedor”, traidora a sus principios de crítica y denuncia.

La escuela afectada, naturalmente, forma parte del proyecto “Escola Nova 21”, la "Luftwaffe" de la invasión de la Polonia escolar catalana por el business empresarial del “todo a 100 pseudoeducativo”. Es vender, ¡qué digo vender! Es regalar el sistema educativo catalán a los tiburones, buitres y todo tipo de pequeños ratoncitos colorados del business de la “nueva educación”. Esto no es independencia. Es justo lo contrario.



Una escuela del Poblenou busca dinero para hacer una semana en silencio. 
Pararán las clases en todos los cursos y harán actividades relacionadas.

Que los niños dejen de tener clases durante una semana para conseguir que el silencio les deje de dar miedo. Esta es la voluntad de la escuela pública La Llacuna del Poblenou -una de las que tuvieron más lista de espera de Barcelona-,que ha organizado todo tipo de actividades relacionadas con el silencio para la semana del 14 de noviembre. Participarán los 482 alumnos de la escuela -desde P3 hasta sexto de primaria- y los 35 maestros. Es contratarán un total de 27 profesionales externos de fuera del centro de primer nivel.
La escuela ha calculado que el desarrollo de todas las actividades y la contratación de los profesionales costará alrededor de 24000 euros. Concientes que les será difícil conseguirlos, han arrancado un "Verkami de 4000 euros", el resto lo obtendrán por otras vías, que acabará de aquí 15 días. Actualmente ya han reunido casi 1000 euros.
"Queremos poner un poco de luz y enseñar a los niños y niñas a parar", reivindica la ideóloga del proyecto, Ester Rovira, que explica que quieren romper el concepto "de castigo" con el que los niños relacionan el silencio.
El proyecto se engloba en el marco de una serie de talleres que buscan que los niños encuentren "sus propios silencios". Esto quiere decir que la escuela les quiere dar herramientas para que puedan "entender y vivir las experiencias con un ritmo diferente y que se puedan sentir cómodos cuando no se habla", apunta Rovira.
Los talleres se dividen en cinco temáticas, una diferente cada dia de la semana. La intención es dedicar el lunes a la imagen con un "silencio arquitectónico". Se quitará todo lo que hay congando en la pared de la escuela y se cubrirá toda la fachada con una lona que simulará un cielo.
El martes se dedicará al sonido y a la meditación y los alumnos buscarán los mapas sonoros de la escuela.
El miércoles será el dia del movimiento y se harán clases de yoga, performance y danza.
El jueves habrá salidas, entre las cuales destaca el templo budista del Garraf, la capilla Tàpies de la Universitat Pompeu Fabra (UPC) y el monasterio de Santes Creus a Aiguamúrcia.
El viernes hay previso el colofón final con una "columna de silencios" a la Rambla del Poblenou. Esto quiere decir que alumnos, profesores y familias cortarán una de las zonas más concurridas del barrio. El silencio incluso estará presente en la hora de comer. Modificarán media hora el horario y Pepi de Boissieu, que dirige un estudio creativo dedicará básicamente a la alimentación, hará un "menú de silencios" con platos poco cargados.
De hecho, la comida tiene un papel clave en toda esta historia. Cuando hace dos años Rovira fue a comer un dia a la escuela de su hijo quedó impactada por la cantidad de ruido que había.
"Entonces me di cuenta que hacía falta organizar una actividad relacionada con el silencio para que se dieran cuenta de la importancia que tiene", explica la madre, que compartió la idea con el director de la escuela La Llacuna, Jordi Canelles. El la aceptó con entusiasmo. "A los alumnos siempre les digo que a la escuela venimos a hacer cosas difíciles, y por tanto, nosotros nos tenemos que aplicar el mismo mensaje", reivindica.
Reticiencias de los profesores.
Para Canelles, la escuela es un "agente social importante" que tiene que influir en el entorno social. "Tenemos que mostrar al mundo que tenemos cosas que decir y nos tenemos que posicionar", opina el director, que reivindica que hace falta "abrir ventanas en la educación".
Ante esta apuesta transgresora, el director confiesa que el profesorado ha mostrado sus reservas. "Todo el mundo dice que es un proyecto muy chulo, pero después da miedo hacerlo", confiesa. Pese a las dificultades, los impulsores confían en que se pueda hacer. "La semana del silencio no tiene que ser una anécdota, sino que tenemos que hacer que deje un poso sobre otra forma de hacer", concluye el director.


Diari Ara 29/10/2016)

Segona part: http://toomatesbloc.blogspot.com.es/2016/11/pobreza-cultural-la-semana-del-silencio.html


domingo, 23 de octubre de 2016

Didáctica de la ruptura: Estatuas urbanas.


Al principio de su autobiografía, el propio Frederic Marès (1893-1991) describe maravillosamente el momento justo en el que empezó su afán coleccionista. Explica cómo, de muy niño, era  obsequiado de vez en cuando por su padre con una tableta de chocolate, y cómo el placer de comérsela implicaba el dolor de tener que abrirla, romper su envoltorio de papel, bellamente decorado con ilustraciones. Pues bien, un día aquél niño decidió no abrir la chocolatina. Prefirió no comerse el contenido por no romper el continente, y la guardó en una caja. Y guardó la siguiente, y la siguiente, hasta que atesoró una bonita colección de chocolatinas. Un tesoro secreto, pues prefirió no decírselo a sus padres por miedo a su incomprensión. Fue su primera colección.

Los coleccionistas, con su neurosis obsesiva de tipo acumulativo, eran muy comunes y estimados en Catalunya. Catalunya es uno de los lugares del mundo con más afición al coleccionismo, donde se llega a dar el fascinante fenómeno, único en el mundo, del coleccionista de colecciones. ¿Porque qué es el placer de completar una o dos colecciones al lado del placer de completar la colección de todas las colecciones posibles? Imagínate, te pasas toda la vida coleccionando por ejemplo sellos o tapones de botella de champán, y luego resulta, ya demasiado tarde, que lo realmente excitante hubiera sido coleccionar qué sé yo, plumas estilográficas o esquelas fúnebres.¡Ah, no! Frederic Marés no podía aceptar semejante riesgo. Frederic Marés fue un coleccionista de colecciones. El súmmun del coleccionismo.

El museo Frederic Marès de Barcelona, donde se alberga la mayoría de las colecciones que atesoró Marés a lo largo de su vida, es un lugar maravilloso, mágico. Se encuentra en el centro de la ciudad, al lado de la Catedral, y sin embargo es prácticamente desconocido, incluso para los propios barceloneses.

Por un portal discreto, antiguo, se accede a un patio interior con una fuente que da paso a un edificio antiguo,  un laberinto caótico de salas, pasillos y escaleras donde se van acumulando sin orden ni sentido las más variadas colecciones imaginables en innumerables vitrinas y expositores: Relojes de pared, candelabros, crucifijos, juguetes antiguos, expositores de plumas estilográficas, cajas de cerillas, armaduras, abanicos, ropa de época, incontables esculturas, santos de iglesia, cristos inmensos, bustos romanos, útiles religiosos hebreos, armaduras, canicas, barajas de cartas, de tarot...

Este museo me lo conocía muy bien porque un amigo mío y yo íbamos mucho a dibujar. Los miércoles por la tarde era gratis, y si ibas un día y guardabas la entrada, podías repetir otro. Así que íbamos los miércoles, gratis, y con la entrada del miércoles volvíamos los domingos, también gratis. Así durante años. Hasta que lo cerraron para reformarlo. No sé cómo habrá quedado, y la verdad, prefiero no saberlo, me temo lo peor, como suele pasar siempre en Barcelona.

También cuenta en su autobiografía cómo, al estallar la Guerra Civil, consiguió un camión y arriesgó su vida cruzando Barcelona de iglesia en iglesia salvando todas las figuras religiosas que pudo, antes que llegaran los milicianos republicanos para destruirlo todo. Describe su desolación al ver arder durante días el interior de la Catedral de Santa María del Mar, reducido a escombros por las fuerzas republicanas.

Y como el coleccionismo de colecciones es algo que necesita mucho dinero, Frederic Marès se hizo escultor. Muchas de las esculturas urbanas en bronce que encontramos por las calles y plazas de Barcelona son obra de Francesc Marès. Él mismo confesó sin reparo alguno que lo de escultor no era para él nada más que una forma de ganar dinero para conseguir piezas para sus colecciones. Ganar dinero, acumular, conservar, la encarnación del espíritu catalán tradicional.

La obra “Victoria”, que se ha podido contemplar en la efímera exposición “Franco, Victòria, República” es de Frederic Marès.


La escultura que la acompañaba, “Franco ecuestre”, la realizó el escultor Josep Viladomat, por encargo del alcalde Porcioles.


Lo sucedido en esta exposición es un inmejorable ejemplo de la didáctica de la ruptura que sin duda acabará apareciendo en todos los tratados de la “nueva pedagogía”. La modernidad de la creatividad social, de la experimentación colectiva frente al caduco conocimiento, la mera contemplación pasiva del objeto. Los docentes tenemos tanto que aprender de esta exposición.

Partimos de la escultura incólume, íntegra, absurdamente almacenada durante años en un almacén del Ayuntamiento de Barcelona.

Un buen día del 2013 apareció decapitada. Alguien había entrado, y con nocturnidad,  alevosía y un buen serrucho le cortó la cabeza. Nadie vio nada. Pero alguien pilló la idea: La dejadez, la incompetencia institucional de la Administración en proteger los bienes comunes (es decir, en “administrar”), podría ser un impulsor creativo social magnífico.

Tres años después, el ayuntamiento decide exhibirla, decapitada, junto a la “Victoria” de Frederic Marès. Y empezó una segunda vida para la estatua, corta pero maravillosa, como la de una estrella del Rock.
Naturalmente era fundamental fomentar en todo lo posible la participación creativa ciudadana, y por lo tanto dichas obras carecieron de cualquier servicio de vigilancia nocturna. La Administración moderna, de conservador a promotor artístico de materiales almacenados.

Las primeras expresiones fueron los huevos, todo un clásico.


¿Eso era todo? La cosa no iba bien. Alguien decoró la grupa con la consabida senyera estelada:


Luego la estatua amaneció vulgarmente grafiteada:


¡Vamos, por Dios, un poco más de participación!, ¿Acaso el ayuntamiento no lo dejó claro al llamar a la exposición “Impunitat i espai urbà"? ¿Qué parte de la palabra “impunidad” no había entendido la ciudadanía?

Para la segunda jornada, el artista local Toni Molins, con su obra “muñeca hinchable de todo a cien sobre Franco decapitado a caballo grafiteado” fue caldeando el ambiente creativo. La cosa iba mejorando por momentos


Y otro puso una cabeza de Franco, con los labios pintados en rojo pasión...


y apareció una estelada con la bandera multicolor de la tolerancia... la ciudadanía iba entendiendo la dinámica rupturista, y finalmente pudimos contemplar la magnífica obra colectiva, Franco caído a los pies de “La Victoria” de Marès:


Y mi favorita, la posterior impagable, insuperable, Ascensión del cuerpo de Franco decapitado por cuadrilla municipal:


El propio Ayuntamiento, congratulado por el éxito de la exposición (que por cierto, ha costado más de 200.000 euros), ha anunciado una próxima exposición con toda esta maravilla.

Porque lo entero hay que conservarlo, pero lo roto, ¡Ah lo roto, se puede poner de tantas y fantásticas formas! (Además de servir de sortilegio, pues parece que la mera contemplación pasiva de imágenes fascistas contagia el fascismo o es signo inequívoco de fascistas).

Me pregunto qué pasará con la escultura, a dónde la llevarán, cuántas cosas más se le podrán hacer. En cualquier otra época hubiera sido fundida (es decir, respetada como estatua), y su bronce utilizado para nuevas esculturas más adecuadas al gusto actual. Pero eso no pasa en el rupturismo, el rupturismo conserva la ruptura, no sé si me explico. Un Frederico Marés hubiera dicho ¿Si no os gusta la estatua, por qué no la fundís y hacéis una nueva, a vuestro gusto, como se ha hecho siempre? ¿Acaso habéis olvidado la técnica de la fundición? ¿Acaso ya no sabéis esculpir?

Yo también quiero participar de este rupturismo. Le propongo al Ayuntamiento repetir la experiencia, ahora con la estatua del puerto de Barcelona dedicada al “insigne” traficante de esclavos, el negrero  Antonio Lopez, Marqués de Comillas y Grande de España


https://didcticadelpatrimonicultural.blogspot.com.es/2013/03/barcelona-la-ciudad-que-tiene-un.html

O como nos informa La Vanguardia de ayer sábado, "todo ocurre en una ciudad que tiene desde hace casi 70 años y sin muestras públicas de rechazo la estatua de otro jinete que también ordenó -o toleró- el bombardeo y la represión de Barcelona. El parque de la Ciudadella luce desde 1948, a tiro de piedra del Parlament, la figura a caballo del general Prim. La creó Marès (el mismo de la escultura de la Victòria y escultor oficial del régimen, que sustituyó otra obra de Lluis Puiggener, destruida en 1936".

No hace falta que me la decapiten, ya traeré yo el serrucho. Es una puta mentira, no podría romper ni la estatua de mi peor enemigo. ¡Qué poco moderno me siento!

miércoles, 19 de octubre de 2016

Artículos sobre Escola Nova 21

Recopilación de artículos críticos (que para dar jabón ya está TV3) sobre Escola Nova 21

Sobre la comparecencia de Eduard Vallory en el congreso (Un estel a l'alba) (22/4/2017) http://unestelalalba.blogspot.com.es/2017/04/sobre-la-comparecencia-de-eduard.html

Hacia dónde va la "nueva" innovación educativa (18/11/2016)http://escuelasinexclusiones.blogspot.com.es/2016/11/hacia-donde-va-la-nueva-innovacion.html
https://directa.cat/cap-va-nova-innovacio-educativa (català)

Escuela pública rica, escuela pública pobre (9/11/2016)
http://www.elperiodico.com/es/noticias/sociedad/escuela-publica-rica-pobre-segregacion-escolar-sindic-grueges-5618290

On és el Departament d’Ensenyament?
http://www.nuvol.com/opinio/on-es-el-departament-densenyament/

Escola Nova 21, la supuesta mafia educativa empieza a enseñar sus cartas
http://www.xarxatic.com/escola-nova-21-la-supuesta-mafia-educativa-empieza-a-ensenar-sus-cartas/

L’Escola Nova 21: unes preferents educatives
http://blocs.mesvilaweb.cat/xavierdiez/?p=269567

L’escola pública en mans de la nova filantropia
https://www.nuvol.com/opinio/lescola-publica-catalana-en-mans-de-la-nova-filantropia/

Escola Nova 21: Un petit pas publicitari per algunes escoles, un gran pas cap a la privatització de l’educació.
http://embat.info/escola-nova-21-un-petit-pas-publicitari-per-algunes-escoles-un-gran-pas-cap-a-la-privatitzacio-de-leducacio/ 

Llums i ombres de l’Escola 21 (20/12/2016)
http://www.elcritic.cat/investigacio/llums-i-ombres-de-escola-21-12615

Un projecte de boires i fums per desmuntar l’escola igualitària (24/11/2016)
http://espaifabrica.cat/index.php/economia/educacio/item/1054-un-projecte-de-boires-i-fums-per-desmuntar-l%E2%80%99escola-igualit%C3%A0ria

Cap a on va la 'nova' innovació educativa (1/11/2016)
https://directa.cat/cap-va-nova-innovacio-educativa

Escola Nova 21, llums, ombres i reptes (26/7/2016)
http://perenieto.blogspot.com.es/2016/07/escola-nova-21-llums-ombres-i-reptes.html

Els 7 malentesos de "l'Escola Nova" (segons Philippe Meirieu)
https://quenoensperdinlesformes.blogspot.com.es/2016/07/els-7-malentesos-de-lescola-nova-segons.html?m=1

La clase media y la escuela pública (11/5/2016)
http://www.elperiodico.com/es/noticias/opinion/clase-media-escuela-publica-5121693

Vint-i-una o més preguntes a propòsit de l’escola Nova 21 (29/4/2016)
http://graciesescola.com/vint-i-una-o-mes-preguntes-a-proposit-de-lescola-nova-21/

En este blog:                                           

Los Diez Mandamientos Educativos de Eduard Vallory
http://toomatesbloc.blogspot.com.es/2017/04/los-diez-mandamientos-educativos-de.html

Escola Nova 21 ¿Está la educación catalana en manos de la mafia?
http://toomatesbloc.blogspot.com.es/2016/12/escola-nova-21-esta-la-educacion.html

Crónica de la degradación educativa: "La semana en silencio"  (30/1072016)
http://toomatesbloc.blogspot.com.es/2016/10/cronica-de-la-degradacion-educativa-la.html

Traje de saliva a la privatización educativa ("Una altra escola", TV3) (25/9/2016)
http://toomatesbloc.blogspot.com.es/2016/09/traje-de-saliva-la-privatizacion.html

Eduard Vallory ¿Líder educativo de Catalunya? (13/6/2016)
http://toomatesbloc.blogspot.com.es/2016/07/eduard-vallory-lider-educativo-de.html

Principios de chiringuitología aplicada: Escola Nova 21 (8/5/21016)
http://toomatesbloc.blogspot.com.es/2016/05/principios-de-chiringuitologia-aplicada.html

Premio Canapé de Tortilla de Patatas 2016: Eduard Vallory (1/5/2016)
http://toomatesbloc.blogspot.com.es/2016/05/premio-canape-de-tortilla-de-patatas.html

Curriculum de Eduard Vallory, director de Nova Aula 21, un hombre con muchos y poderosos amigos:      

En el 1989 lo encontramos como tercer suplente en las listas de Esquerra Republicana de Catalunya para diputado en las Cortes.

http://www.juntaelectoralcentral.es/cs/jec/documentos/GENERALES_1989_Candidaturas.pdf

En el 2012, en una ponencia  en el Senado, como especialista en PYMES y Director General de Barcelona Graduate School of Economics (GSE):

http://www.senado.es/web/actividadparlamentaria/iniciativas/detalleiniciativa/index.html?legis=10&id1=713&id2=000186

En el 2012 lo encontramos apoyando al presidente Artur Mas, aquí se presenta como politólogo y periodista:

http://www.vilaweb.cat/noticia/4053603/20121108/presenta-llista-completa-progressistes-favor-dartur-mas.html

En el 2015 aparece en el Anuari FOCIR (Federació d’Organitzacions Catalanes Internacionalment Reconegudes) como “especialista” en diplomacia internacional:

http://www.colpis.cat/files/documents/577_material.pdf

En marzo del 2016 lo encontramos como nuevo presidente de la “Comissió d'Ensenyament” de la SAREB, La Societat Econòmica Barcelonesa d'Amics del País, presidida por Miquel Roca i Junyent

http://sebap.com/ca/noticies/eduard_vallory_nou_president_de_la_comissio_densenyament/19/

Por último, lo encontramos como director de “Nova Aula 21”.




domingo, 16 de octubre de 2016

El lenguaje de la ruptura: "empoderamiento" y "meritocracia"


La fragmentación va ganando territorio día a día. ¡Viva la ruptura! ¡Abajo la unión!
Del “¡Divide y vencerás!” al “¡Divididos venceremos!”


Lo explica muy bien Juan Manuel de Prada en su artículo “División” de El País Semanal (9/10/2016)

[...]La división la hallamos hoy en todos los órdenes de la existencia humana: en el orden político, a través de una demogresca constante que alimenta las tendencias disgregadoras y separatistas; en el ámbito doméstico, convirtiendo las familias en campos de Agramante donde las rupturas y violencias se han erigido en el pan nuestro de cada día; y hasta en el seno de la propia persona, enturbiando su conciencia de los modos más desquiciados, haciéndola sentir incluso extranjera en su propio cuerpo[...]

No nombra Juan Manuel de Prada el ámbito educativo, pero sin duda es uno de los frentes más activos en el avance del rupturismo, en forma de "innovación" o "nueva educación". Y nos trae consigo su propio lenguaje, su propio vocabulario. Veamos algún ejemplo:

Empoderamiento. Calco del inglés empowerment, significa “dar poder”, “otorgar poder” a un colectivo. Como verbo es “empoderar” (del inglés “to empower”).

Gracias a la hemeroteca de La Vanguardia podemos seguir el nacimiento y evolución de este palabro (el número de veces que aparece en este diario concreto a lo largo de los años)


Nace bien entrado el siglo XXI y muestra un crecimiento impresionante.

En el 2007  Jose Antonio Marina lo utiliza refiriéndose a las ciudades, a la  potenciación de la participación ciudadana urbana (La Vanguardia del 27/5/2007)

[...]Los políticos deben tener claro que hay un poder legítimo y un poder ilegítimo. El ilegítimo se ejerce disminuyendo las posibilidades de los demás. Limitando su información, dificultando su iniciativa, disuadiéndole de emprender, aumentando su desánimo y su escepticismo, entonteciéndole con subsidios. El legítimo, por el contrario, se ejerce aumentando sus posibilidades de acción. Los politólogos anglosajones insisten en el concepto de ‘enpowerment’ como clave del desarrollo social. Es una palabra de difícil traducción, porque ‘empoderamiento’ suena fatal. Prefiero una paráfrasis: aumentar la posibilidad de influir y de ejecutar. El gran antídoto de la corrupción es el protagonismo ciudadano. Por eso es tan importante animar a la participación, en las elecciones y fuera de las elecciones.[...]


Meritocracia. Sistema de gobierno en que los puestos de responsabilidad se adjudican en función de los méritos personales.

La hemeroteca de La Vanguardia nos muestra una vida más longeva, comenzando en los años 70. ¿Acaso antes de los 70 no se exigían méritos?


Y podemos encontrar ambos términos en una misma frase el pasado día 15/10/2016 en un artículo de La Vanguardia:


Recordemos que el pasado día 12 de octubre, fiesta nacional de España, algunos concejales del ayuntamiento de Badalona se rebelaron contra el carácter festivo de la jornada y abrieron las dependencias municipales. Incluso rompieron ante las cámaras la orden judicial que les exigía mantener el ayuntamiento cerrado. Los funcionarios públicos de dicho ayuntamiento, obligados por ley a descansar ese día, no participaron en este acto, bien sea por decisión propia o por sensatez de los mismos políticos rebeldes (“los ediles recomendaron a los empleados dispuestos a trabajar, una minoría, que regresaran a casa. No podían garantizar su seguridad jurídica”).

Pero este suceso plantea los límites de la rebeldía política cuando hay funcionarios implicados. En un contexto de ruptura institucional ¿A quién tendrán que obedecer los funcionarios? ¿Hasta qué punto se pueden posicionar?

El diario pide la opinión de dos destacados expertos en la materia: Carles Ramió (catedrático de Ciencias Políticas y ex director de la Escola d’Administració Pública de Catalunya)  y José Javier Cuenca Cervera, subdirector general de l'Institut Valencià d'Administració Pública (IVAP).

La respuesta es sorprendente, puro lenguaje rupturista. Ante la ruptura ¡Más ruptura!

Tanto Ramió como Javier Cuesta(sic) coinciden en que un cuerpo funcionarial “empoderado”, no precarizado y donde prime la meritocracia podrá garantizar mejor su independencia del poder político, sea del signo que sea. Una forma también de luchar contra la corrupción.

¡Ah! En vez de conservar, mantener y respetar... ¡remover y zarandear! Ya sólo nos queda saber en qué consiste el empoderamiento funcionarial, su desprecarización y el primor meritocrático. Es decir, queda todo por saber. ¿cómo será esto del empoderamiento? ¿Como cuando te pica una araña radioactiva y adquieres los poderes de la araña? El rupturismo tiene el futuro garantizado ¡hay tantas cosas por romper!¡Tantas cosas en las que meter la zarpa!

Igual que ha pasado en educación, nos espera una era de empoderadores, expertos en empoderamiento, gestores el cambio empoderal, así como meritólogos y meritologistas, para mayor prosperidad de ellos mismos y la mayor ruina de todos.

Y las mismas falacias tautológicas ¿Cómo se empodera al empoderador? ¿Quién decide los poderes? ¿Quién merita el meritador?

El artículo "L’escola pública en mans de la nova filantropia" (Núvol, 7/10/2016) sobre el chiringuito político-educativo Escola Nova 21 nos muestra a las claras en qué consiste el "empoderamiento" de la escuela pública catalana: Externalización, privatización, precarización...

"Escola Nova 21 ha sabut materialitzar en un projecte concret allò que estava en el cap i en el cor de moltes persones. I ho ha sabut fer en el moment més idoni. Durant el curs 2010-2011 la inversió del Departament d’Ensenyament en formació permanent del professorat de la pública va ser de 8.189.460 euros. Quatre cursos més tard, el 2014-2015, ho va ser de 181.000 (gairebé el mateix que la Diputació de Barcelona dedicarà al projecte Escola Nova 21). És a dir, en quatre anys, la inversió pública en el reciclatge del professorat d’infantil, primària i secundària de Catalunya ha descendit un 97,78%[...]"



domingo, 9 de octubre de 2016

Vida y obra de John Saxon, "Math Warrior"

La historia de John Saxon (1923-1996) es una historia de éxito personal, pedagógico y empresarial. Es la historia de un militar graduado en ingeniería en West Point (1949), piloto de combate condecorado en la guerra de Corea (1950-51) y en la de Vietnam (1968-69), que en 1970 se retira del ejército para incorporarse como profesor de matemáticas en un instituto de secundaria en Oklahoma.

Como profesor de matemáticas intenta transmitir sus valores personales (esfuerzo personal, claridad, orden...) a sus alumnos, y también en sus propios libros de texto (“Saxon Math”) que va escribiendo como refuerzo para sus alumnos. Intermediate Algebra (1976), Incremental Algebra Book I (1977), Algebra: An Incremental Approach, Volume 2 (1979)...


El éxito de sus libros es enorme. Los resultados de los alumnos que siguen su metodología es incuestionable. Los peores alumnos con los libros de Saxon obtienen resultados equivalentes a los mejores alumnos con otros libros de texto.

En los años ochenta John Saxon desarrolla su propia empresa editora de libros de texto de matemáticas con un éxito impresionante. En el momento de su muerte, en 1996, su editorial generaba unas ventas de 27 millones de dólares anuales.

John Saxon entendía las matemáticas como un lenguaje: El lenguaje con el que se escribe la ciencia. Como en todo lenguaje, ciertos alumnos tienen la suerte de entenderlo enseguida, otros necesitan más tiempo. Pero con paciencia y con mucha práctica todos sin excepción pueden (deben) llegar a dominarlo. Este lenguaje se llama álgebra. Las matemáticas de John Saxon se centran en dominar el álgebra.

Como buen ingeniero, John Saxon amaba la claridad y los resultados. En las matemáticas de un ingeniero los resultados importan, pues cualquier mínimo error puede significar pérdidas económicas e incluso humanas tremendas.

Para John Saxon la creatividad es valiosa, pero no se puede enseñar. Tampoco se puede enseñar el arte de resolver problemas. Se tiene o no se tiene, por lo tanto, el aprendizaje no puede depender de estas facultades.

En sus libros de texto, la práctica constante hasta el aburrimiento es fundamental. Los deberes son necesarios. En sus matemáticas se utilizan y se trabajan los algoritmos tradicionales, que también conocen los padres de los alumnos, por lo que pueden ayudar a sus hijos en las tareas sin que sea traumático.

Los libros de John Saxon son sobrios, sin apenas dibujitos decorativos, en blanco y negro, son libros baratos pensados para entrenar la mente, para practicar.

Teorías como “las inteligencias múltiples” de Howard Gardner no caben en la metodología de Saxon, ni tantas y tantas pseudociencias que actualmente ahogan el aprendizaje. Saxon solía decir sobre los pedagogos: “Ideas in math education seem to be evaluated not on their own merits and on whether or not they work but on the ostensible qualifications of the people who propose them and support them”. (Parece que las propuestas en educación matemática no se evalúan en sus propios méritos o si funcionan o no, sino en las ostensibles calificaciones de los que las proponen y de los que les apoyan).

Otro de los principios de Saxon es considerar que el aprendizaje de las matemáticas es algo fundamentalmente individual, algo que no se puede subtituir por el trabajo en grupo:

"Mathematics is an individual sport and is not a team sport."

Y por si fuera poco, los resultados en pruebas oficiales (ACT, SAT...) demostraban que la metodología de Saxon obtenía buenos resultados incluso en colectivos como el de las féminas o algunas minorías étnicas, que en Estados Unidos tradicionalmente han demostrado menos interés por las matemáticas.

Pues bien. Jamás oiréis hablar de John Saxon. Ni una sola referencia. Ni una sola mención. Jamás. Como si no hubiera existido nunca. El motivo es muy simple: Su metodología era tradicional, basada en el sentido común. El título de su biografía ya lo deja claro: “John Saxon's Story: A genius of common sense in math education”. Un libro que merece la pena leer.

Toda su forma de entender el aprendizaje de las matemáticas era diametralmente opuesta a la doctrina pedagógica oficial de los “NCTM Standards”, lo que le supuso el más absoluto obstracismo oficial.

En 1989 el NCTM (National Council of Teachers of Mathematics), autoproclamado autoridad máxima pedagógica, publicó un documento llamado “Curriculum and Evaluation Standards for School Mathematics” que se convirtió automáticamente en doctrina oficial del aprendizaje de las matemáticas. No sólo de los Estados Unidos, en España (al menos en Catalunya) el nefasto currículum oficial de matemáticas para la enseñanza preuniversitaria se basa en estos "NCTM Standards". El impresentable currículum oficial de matemáticas de Catalunya es una mala imitación de una mala idea.

Los NCTM Standards pretendieron imponer una revolución en la forma de enseñar las matemáticas basada en el constructivismo: El aprendizaje lo va construyendo el alumno a partir de sus vivencias y de su entorno. Según esta doctrina pedagógica, el aprendizaje tradicional, con el profesor llenando de contenidos la mente del alumno es pura tortura. El alumno es el protagonista de su aprendizaje, el profesor es un simple guía, que no fuerza, no impone. El planteamiento “child-centered” de los NCTM Standards, veinticinco años después, monopoliza sin ofrecer el más mínimo resquicio a la crítica nuestra pedagogía oficial. Aunque los resultados indiquen que es un desastre absoluto, aunque la realidad muestre que, por primera vez en la historia, las nuevas generaciones son significativamente más incultas que las anteriores. ¿El truco? Ir adulterando progresivamente las pruebas diagnóstica, o eliminándolas descaradamente (Selectividad, Reválidas...), para evitar la evaluación objetiva.

Para la NCTM, el planteamiento de Saxon era sencillamente inaceptable. Por mucho que los resultados indicaran lo contrario. John Saxon luchó toda su vida por el reconocimiento oficial de su propuesta y de sus resultados. Sin conseguirlo.

Se le acusó de pretender unas matemáticas mecánicas, rutinarias, sin imaginación, sin creatividad. Pero esta pretendida matemática creativa y divertida significaba en la realidad que, por ejemplo, los negros de los suburbios dejaran de aprender las bases del álgebra (rutinario, duro, mecánico) necesarias para cualquier estudio superior científico. Era (es, lo sigue siendo) condenarles a la pobreza. John Saxon no dejó de denunciar la cara oculta de la enseñanza “lúdica”. Si se deja en manos del alumno y de su entorno el ritmo de aprendizaje, sólo los ricos, que disponen de óptimos entornos culturales llegarán a “construirse” los conocimientos que les permitirán obtener los buenos puestos de trabajo.

La educación “child-centered”, pretendiendo poner en el alumno la responsabilidad de su aprendizaje, es el ejercicio de irresponsabilidad generacional más vergonzoso de la historia. No ha conseguido ningún resultado, ha entorpecido tanto como ha podido el desarrollo de iniciativas profesionales honrosas como la de Saxon, y sobre todo, ha atomizado la educación en una infinidad de casos excepcionales, la ha fracturado irremediablemente.

Un ejemplo de esta fractura: En el diario de Tarragona del 6/1072016 , un director de una escuela privada (¡fractura!) concertado (¡otra fractura!) que separa a los estudiantes por sexo (¡otra fractura!) defiende la separación de chicos y chicas por las diferencias en el aprendizaje (¡otra fractura!) entre los dos sexos. Y en su defensa apela, naturalmente, a los principios del “child-centered" y toda su verborrea.


Fracturas, fracturas y más fracturas. Nunca dejaremos de pagar fracturas.

domingo, 2 de octubre de 2016

La mejor lección del año

Todo nuevo marco social exige un modelo escolar en consonancia. La unificación nacional italiana a mediados del siglo XIX impulsó un modelo escolar nacional que Edmondo de Amicis reflejó maravillosamente en su obra “Cuore”. El valor del esfuerzo y del sacrificio personal, la lealtad, la solidaridad, la superación de los prejuicios regionales, el respeto a la autoridad... cada capítulo y cada página de esta deliciosa novela es una lección moral, un modelo de las virtudes cívicas exigidas a los jóvenes de la nueva Italia unificada por Garibaldi.

Y si la unidad territorial exigió una unidad cultural y, sobre todo, un nuevo y mayor grado de autoexigencia ciudadana, un nuevo marco de derechos y deberes, es natural pensar que en la España actual, en su acelerado e imparable proceso de fragmentación y ruptura (que no de destrucción), también lleve parejo una revolución cultural y educativa consecuente.

Y si la fragmentación es lo contrario a la unidad, y si los valores propios de la unidad fueron el esfuerzo y sacrificio personal, el respeto a la autoridad, etc etc... Es natural pensar que el proceso fragmentario español llevará consigo una lista de valores opuestos: Todo lo contrario del esfuerzo personal, todo lo contrario del respeto a la autoridad, todo lo contrario al aprendizaje de conocimientos comunes nacionales... Sólo hace falta mirar lo que allí se promocionaba... y hacer justo lo contrario.

El proceso de fragmentación nacional de España no es sólo territorial, es mucho más profundo. El gobierno catalán acaba de promulgar por quinto año consecutivo la inminente independencia de Catalunya. Por una pura ley de ensayo y error, tarde o temprano lo conseguirán. En Italia, ese mismo fenómeno separatista, el de la Liga Nord para la independencia de la Padania, fue neutralizado gracias a la aparición de los casos de corrupción y malversación de fondos que salpicaron a su líder, Umberto Bossi. En España esta misma estrategia de airear la corrupción separatista, en este caso de la familia Pujol, no ha tenido el mismo éxito, pues  en España la corrupción es generalizada. Sin integridad no hay autoridad moral.

Ya sólo nos falta escribir el Anti-Cuore español: una obra literaria de la vida escolar modelo y reflejo de los valores de la fragmentación española. Lo encontramos (fragmentado, es lógico) día a día en los medios de comunicación. Por ejemplo, en el debate televisado del programa “Millenium” de La 2 de Televisión Española, un debate muy interesante, dentro de la decencia del mínimo equilibrio entre puntos de vista diferentes gracias a la presencia del profesor de música Alberto Royo, defendiendo los valores del aprendizaje tradicional.



De este debate destacaría sobre todo cómo se planteó uno de los valores más importantes de la “nueva educación”: el trabajo colaborativo, que se corresponde por negación directa al valor tradicional del “esfuerzo individual”.

Minuto 33: El profesor Alberto Royo defiende el poder del esfuerzo personal por encima de las supuestas excelencias del trabajo colaborativo:


El debate queda equilibrado en una cuestión de matiz, en el grado de individualidad del alumno con el que se enfrenta al aprendizaje. Pero ¡Atención! el moderador deja de ser moderado, ¡el árbitro pita penalti! y plantea a bocajarro al profesor Royo un problema concreto, una situación “real”:


La situación: No sólo un alumno interrumpe al profesor en su explicación, sino que además esta interrupción consiste en un grave insulto racista a un compañero suyo. El profesor Royo sale muy bien parado de esta encerrona: Aquel alumno debe salir inmediatamente de clase, claro, pero no dice en ningún momento la palabra maldita “expulsión”, un tabú de la “nueva pedagogía”.

Pero el gurú de la nueva educación, un tal Pepe Menéndez de “Jesuïtes Educació”, quiere sangre, quiere ser más que el profesor tradicional. El siguiente diálogo es antológico:

GURÚ: ¿No crees que también es un problema del grupo? Es decir ¿Tú lo reducirías a ‘voy a hablar con él a ver si él cambia’ o ‘voy a hablar con el grupo’
PROFE: Sí, primero hablaría con él, luego ya, sí bien...
GURÚ: Pero fíjate, como ya estaba seguro, je je, pero fíjate lo que haces, es el aprendizaje individual y el aprendizaje social, forman parte de un potencial muy fuerte, no lo podrías resolver individualmente, porque su conflicto no es individual.
PROFE: Yo lo único que defiendo es que el aprendizaje en equipo no substituye el aprendizaje individual...


Gracias a estos gurús, el insulto y la agresión verbal racista se convierte en materia educativa. La interrupción ahora es participación. Lo que el maleducado tiene en la cabeza, pasa por encima de la asignatura común. Nadie piensa en ningún momento en la materia de música, el do-re-mi-fa, naturalmente ¡No sólo somos profesores!, pero tampoco en la humillación del chico magrebí agredido, que no sólo ve impune a su agresor, sino que ve cómo su agresión se convierte “en trabajo de grupo”. ¿Acaso seríamos igualmente condescendientes y dialogantes si en vez de un insulto racista a un “moro” fuera un insulto homofóbico o sexista? ¿O por el contrario apelaríamos al principio de “Tolerancia Cero”? ¡Tampoco somos ciudadanos! A los matemáticos nos encantan las simetrias y las asimetrias ¿Y si fuese al revés, y si un grupo de "moros" interrumpiera la clase al "españolito" al grito de "El Andalus es nuestro"?

Finalmente, como es habitual en la "nueva educación" lo grupal como coartada para el abandono de las responsabilidades individuales, la del alumno y la del profesor.

Les invito a leer un fragmento del Coure de Amici donde aparece una situación semejante. Que cada cual compare y extraiga sus conclusiones.

[...]Ayer por la mañana Nobis disputó con Betti, uno de los más pequeños, hijo de un carbonero, y no sabiendo ya qué replicarle porque no tenía razón, le dijo:
-Tu padre es un andrajoso.
Betti se puso encarnado y no dijo nada; pero se le saltaron las lágrimas, y, cuando fue a su casa, se lo contó a su padre; y el carbonero, hombre pequeño y muy negro, fue a la clase de la tarde con el muchacho de la mano, a presentar sus quejas. Mientras el maestro lo escuchaba, como todos guardábamos silencio, el padre de Nobis, que le estaba quitando la capa a su hijo, como de costumbre, oyó desde el umbral de la puerta pronunciar su nombre y entró a pedir explicaciones.
-Es este señor –respondió el maestro- que ha venido a quejarse porque Carlos, el hijo de usted, dijo a su niño: “Tu padre es un andrajoso”.
El padre de Nobis arrugó la frente y se puso algo encarnado. Después preguntó a su hijo:
-¿Has dicho esas palabras?
El hijo, de pie en medio de la escuela, con la cabeza baja delante del pequeño Betti, no respondió. Entonces el padre lo agarró de un brazo, lo hizo avanzar más hacia Betti, hasta tal punto que casi se tocaban, y le dijo:
-Pídele perdón.
El carbonero quiso interponerse, diciendo: “No, no”, pero el señor no lo consintió y volvió a decir a su hijo:
-Pídele perdón. Repite mis palabras: “Yo te pido perdón por las palabras injuriosas, insensatas, innobles, que dije contra tu padre, al cual el mío se honra mucho en estrechar la mano”.
El carbonero hizo el gesto resuelto de oponerse, pero el señor sostuvo su mandato, y su hijo dijo lentamente, con voz cortada, sin alzar los ojos del suelo:
-¡Yo te pido perdón… por las palabras injuriosas…, insensatas…, innobles… que dije contra su padre, al cual el mío… se honra mucho en estrechar la mano!.
Entonces el señor dio la mano al carbonero; éste se la estrechó con fuerza, y después, de un empujón repentino echó a su hijo en brazos de Carlos Nobis.
-Hágame el favor de ponerlos juntos –dijo el caballero al maestro. Éste puso a Betti en el banco de Nobis. Cuando estuvieron en su sitio, el padre de Carlos saludó y salió.
El carbonero se quedó un momento pensativo, mirando a los dos muchachos; después se acercó al banco y miró a Nobis con expresión de cariño y reconocimiento, como si quisiera decirle algo, pero no dijo nada; alargó la mano para hacerle una caricia, pero tampoco se atrevió, contentándose con tocarle la frente con sus toscos dedos. Después se acercó a la puerta, y volviéndose una vez más para mirarlo, desapareció.
-Acordaos bien de lo que habéis visto –dijo el maestro-. Ésta es la mejor lección del año.[...]


¿Acaso puede haber más "trabajo colaborativo”? El maestro, los dos alumnos, sus padres respectivos y toda la clase detrás mirando atentamente, en la mejor lección del año.